La Tercera

Kim exhibe poder militar en víspera de histórica cita con Seúl en JJ.OO.

Imagen de la cadena estatal KCTV muestra el desfile militar en Pyongyang. Foto: AFP

Un día antes del inicio oficial de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, Corea del Norte exhibió su poderío militar en un desfile en conmemoración por la fundación de sus Fuerzas Armadas, al tiempo que las maniobras diplomáticas entre las dos Coreas se intensificaron. El Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, planea tener una reunión y un almuerzo con la delegación norcoreana. Si bien hasta el momento se desconoce el lugar del encuentro, sí se ha revelado que la misión del Norte está compuesta por 22 miembros, será encabezada por el jefe de Estado ceremonial, Kim Yong-nam, y que también incluirá a Kim Yo-jong, la hermana del líder Kim Jong Un.

La visita de Kim Yo-jong es de gran relevancia porque será el primer miembro de la familia Kim en visitar el Sur desde la Guerra Coreana (1950-1953) y será el primer encuentro de un Presidente del surcoreano y un miembro de la familia Kim desde 2007.

Analistas consultados por el diario The New York Times, señalaron que “en el régimen dinástico de Kim Jong Un, que defiende su línea sanguínea como una certificación sagrada de liderazgo, Kim Yo-jong posee una singular influencia que no puede ser igualada por ningún otro miembro no consanguíneo de la elite, sin importar que tengan títulos oficiales”, destacó el periódico.

Por otro lado, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte señaló que la delegación su país no tiene intenciones de reunirse con su homóloga estadounidense, que estará compuesta por el vicepresidente, Mike Pence, e Ivanka Trump, hija del Presidente Donald Trump. “Nunca hemos rogado por diálogos con Estados Unidos ni lo haremos en el futuro”, dijo un director del ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano.

Aunque Estados Unidos no había solicitado conversaciones con Corea del Norte, Pence había dejado abierta la posibilidad de algún contacto. “Veremos si surge algún tipo de encuentro en cualquier tipo de contexto”, dijo. Sin embargo, durante su visita a Japón su tono fue duro y señaló que planeaba “respaldar a nuestros aliados y recordar al mundo que Corea del Norte es el régimen más tiránico y más opresivo del planeta”. “Continuaremos intensificando nuestra máxima campaña de presión hasta que Corea del Norte tome pasos concretos hacia una desnuclearización irreversible, completa y verificable”, añadió.

Incluso, Pence dijo que pronto su país aplicará una nueva ronda de sanciones económicas contra Corea del Norte, “las más duras y agresivas hasta la fecha” y destinadas a poner fin a sus programas armamentísticos. Si bien no detalló la fecha o el contenido de las sanciones. Analistas dijeron al New York Times que podrían apuntar a firmas chinas que tienen negocios con Corea del Norte.

El vicepresidente de EE.UU. llegó a Corea del Sur y se reunió con Moon, en un encuentro donde reafirmaron que la alianza entre los dos países “era más fuerte que nunca”. Para la agencia de noticias surcoreana Yonhap, si bien Washington ha dado la bienvenida al diálogo intercoreano, EE.UU. estaría escéptico del resultado, porque piensa que “Corea del Norte pretende debilitar las sanciones internacionales”.

Mientras, en Corea del Norte, el líder Kim Jong Un presidió el desfile conmemorativo de una efeméride que hasta ahora se celebraba el 25 de abril -el 70° aniversario de la fundación de su Ejército- y en el que mostró gran parte del arsenal nacional, entre el que se encontraba el misil intercontinental Hwasong-15. En todo caso, la agencia Yonhap señaló que el desfile fue reducido. En el evento, Kim Jong Un reiteró una vez más el “poder global” de su país, a pesar de “las sanciones más severas” del mundo.

“Debemos evitar que nuestros agresores intenten ridiculizar o incluso violar la dignidad y la soberanía de 0,001 milímetros”, dijo Kim, consignado por la agencia Ansa.