La Asociación Nacional del Rifle pierde apoyo de empresas tras tiroteo en Florida

Un grupo de activistas marchan para exigir reformas en la legislación de las armas en Tallahassee, Florida.

Al menos 13 compañías anunciaron que han cortado sus lazos comerciales con la organización, mientras crece la presión a través de redes sociales contra otras firmas. Las empresas, que ofrecían descuentos y beneficios a los miembros de la NRA, pidieron que sacaran su logo de la página web de la organización.


La poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) se está convirtiendo en una presencia incómoda para varias empresas estadounidenses. Porque a sólo dos semanas de la masacre de la Escuela Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida -en donde 17 personas murieron, la mayoría de ellas adolescentes- la organización que defiende el derecho a poseer armas, ha sufrido una fuga del respaldo de, al menos, 13 empresas con las que mantenía importantes lazos económicos.

Muchas de ellas solicitaron explícitamente el mismo requerimiento: que sus logos sean borrados de la página web en donde la organización exhibe los beneficios que ofrece a sus miembros.

La NRA, que por décadas ha ejercido una gran influencia en la política local, se encuentra en el ojo del huracán luego de que criticara al movimiento de estudiantes y sobrevivientes que se han convertido en la nueva voz de quienes luchan por un mayor control de armas en EE.UU.

Según el diario The New York Times, muchas de las compañías que rompieron relaciones con la organización lo hicieron a pedido de sus propios clientes. Así, ocho días después del tiroteo, el banco First National Bank of Omaha fue uno de los primeros en terminar con los precios especiales y los descuentos exclusivos a los miembros de la NRA. Los clientes de este banco incluso podían acceder a una tarjeta de crédito especial, una NRA Visa.

En el ámbito del transporte aéreo, Delta Air Lines informó a través de Twitter que terminaba su contrato con la organización, el cual ofrecía tarifas con descuento para los miembros de la organización. “Solicitaremos que la NRA remueva nuestra información de su página web”, informó el sábado esta empresa y una respuesta similar tuvo United Airlines dos horas después.

Mientras que dos compañías de mudanza, Allied Van Lines y North American Van Lines, anunciaron lo mismo a la organización pro armas. Las compañías de arriendo de autos no se quedaron atrás y también dijeron que iban a terminar sus contratos con la NRA. Ese fue el caso de Avis Budget Group, que posee dos empresas, Avis y Budget, pero también de Hertz, Alamo, Enterprise y National finalizaron su programa de descuento.

En el área de las aseguradoras, Metlife y Chubb dejarán de lado los descuentos que ofrecen a miembros de la organización. Por otro lado, la empresa de aparatos auditivos decidió tomar el mismo camino. Y desde la tecnología, TrueCar, una plataforma de información de compra y venta de autos, SimpliSafe – empresa de seguridad de casas que alguna vez ofreció dos meses de monitoreo gratis a los miembros de la NRA- y Symantec, empresa de ciberseguridad, también le dijeron adiós a la organización.

A ello se suma una creciente campaña a través de redes sociales para que otras compañías sigan el mismo camino, entre las que se incluyen Amazon, Apple y YouTube.

El poderoso lobby calificó la movida de una “vergonzosa muestra de cobardía política y cívica”. “Estas marcas serán reemplazadas por otras que reconozcan que el patriotismo y determinado compromiso a la libertad de la Constitución son características de un mercado al que quieren servir”, aseguró la NRA a través de un comunicado.

No todas las empresas han respondido a la presión. Es el caso del servicio de courier FedEx, que ofrece “grandes” descuentos en los envíos de los miembros de la NRA, pero que ha señalado que no cortará relaciones. Lo mismo ocurrió con el hotel Hyatt Regency en Dallas que continuará siendo anfitrión de la convención de la organización en mayo. Mientras que analistas conservadores llamaron a boicotear a las empresas que sí cortaron lazos con la asociación.

Quien no ha mostrado evidencias de querer cortar los vínculos con la NRA es el Presidente estadounidense, Donald Trump. Si bien, el mandatario se pronunció la semana pasada a favor de medidas como mejorar los controles de antecedentes, aumentar la edad legal para comprar armas y prohibir los dispositivos que transformen fusiles semiautomáticos en metralletas, el fin de semana, no tardó en reafirmar su relación con la NRA, detallando que incluso se había reunido con su dirigente, Wayne La Pierre. “No hay mayor fan de la segunda enmienda (que garantiza el derecho de poseer armas) y de la NRA que yo. Son geniales”, aseguró.

El mandatario también ha sido criticado por intentar desviar la atención de las armas. Especialmente por sus declaraciones sobre el desempeño de un guardia de seguridad que iba armado y que supuestamente no entró al edificio donde se llevó a cabo el tiroteo, el 14 de febrero. “Uno no sabe hasta que lo prueba pero pienso que yo habría corrido e ingresado aun sin tener un arma, y creo que la mayoría de ustedes habría hecho lo mismo”.

Seguir leyendo