La democracia en el mundo, ¿está en peligro?

Las formas en las que la democracia se ve amenazada hoy no son las mismas que hace unas décadas y el Presidente Donald Trump podría ser una de ellas. Ese es el argumento de dos nuevos libros.


¿Está muriendo la democracia? Esa es la pregunta que hoy varios analistas y cientistas políticos están tratando de responder. Y es que la historia entrega antecedentes que hacen suponer que es posible que la democracia, es decir la posibilidad de que los ciudadanos escojan a sus gobernantes y que se garantice un Estado de derecho, podría estar en peligro. “A nivel mundial, la democracia enfrenta una recesión cada vez más profunda que Rusia y China están explotando y acelerando para obtener una ventaja geopolítica. En casa (EE.UU.), tenemos un Presidente que ha mostrado repetidas y diversas formas de desprecio por las normas democráticas, y que ahora intimida a la mayoría de los miembros del Congreso, de su partido para que sigan dócilmente detrás de él, para que no se enfrenten a un desafío primario de los verdaderos creyentes puritanos”, señala en su blog el profesor de Sociología y Ciencias Políticas de la Universidad de Stanford, Larry Diamond.

Y el tema ha generado tanto interés entre los expertos que existen dos nuevos libros que se hacen la misma pregunta: ¿cómo está muriendo la democracia?

Uno de ellos se llama How democracies dies, de los autores Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, quienes sostienen que actualmente las dictaduras en forma de fascismo, comunismo o gobiernos militares han desaparecido en casi todo el mundo. Sin embargo, aseguran que “el declive democrático de hoy comienza en las urnas electorales”. En esa línea, el libro asegura que “los autócratas elegidos mantienen un barniz de democracia mientras destripan su sustancia”. Uno de los ejemplos que mencionan es el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien la semana pasada cumplió el año más polémico de la Casa Blanca. Uno de los autores, Steven Levitsky, asegura a La Tercera que “la democracia norteamericana no está muerta, pero hay señales de peligro. Las normas democráticas que sostenían la democracia durante el siglo XX están debilitándose. Y ha surgido un nivel de polarización partidaria que no he visto desde hace más de un siglo”.

El columnista del diario mexicano El Financiero, Macario Schettino, escribió sobre el libro de Levitsky y Ziblatt y expresó que “la conclusión no es difícil de describir: las democracias mueren a través de las elecciones, cuando los nuevos gobiernos atacan a los árbitros, compran a los actores neutrales, y alteran las reglas electorales”. De todos modos, según Levitsky, América Latina está viviendo el momento más democrático en su historia, a pesar de la situación en Venezuela, Brasil o México.

El factor Trump

Para Levitsky, Donald Trump ejemplifica una de las amenazas a las que se enfrenta la democracia. “Trump es un outsider populista. Los outsiders populistas suelen atacar y debilitar a las instituciones de la democracia representativa. Ha demostrado que tiene poco compromiso con las reglas del juego democrático. Amenaza a la prensa y amenazó con encarcelar a su rival”.

La figura del Presidente estadounidense como un peligro para la democracia es algo que también señala el libro del profesor de la Universidad de Cambridge, David Runciman, How Democracy Ends. El libro debutará el 5 de junio, sin embargo, ya ha dado de qué hablar.

En una charla que dictó Runciman en Cambridge, el autor explicó que el argumento de su libro se basa en que las democracias no están fallando de la misma forma que lo hacían hace unas décadas. “Si pensamos que la democracia fracasará de la manera en que falló en el siglo XX, no veremos las formas en las que falla ante nuestros ojos. Tenemos que pensar en las nuevas formas en que podría fallar o se nos pasará. Y habrá pasado mucho tiempo antes de que nos diéramos cuenta, porque estábamos buscando a Hitler”. En esa línea, el autor sostiene que “en algún momento, la democracia terminará y parte de la provocación es la elección de Donald Trump”.

El síntoma Trump de un eventual fin de la democracia ha generado debate, y varios ya lo afirman. El experto de Brookings Institution Ted Piccone, asegura que Donald Trump es una amenaza a la democracia en EE.UU. “porque atacó a periodistas, jueces y activistas independientes y fomentó una cultura de racismo y nativismo que socava los estándares democráticos básicos y de derechos humanos de igualdad”.

Seguir leyendo