Los desafíos para Moreno y Correa tras la consulta

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, celebra el triunfo del “Sí” en el Palacio de Gobierno, en Quito. Foto: EFE

Según expertos, la victoria del “Sí” no significa el fin político del ex mandatario ecuatoriano.


Un día después del referéndum y consulta pública en Ecuador, el panorama para sus dos principales protagonistas fue diametralmente opuesto. Mientras el gobierno del vencedor Presidente Lenín Moreno anunció el inicio del proceso para crear una comisión especial en el Parlamento a fin de implementar los cambios derivados tras el triunfo del “Sí” el domingo, el ex mandatario Rafael Correa no solo conoció por primera vez la derrota electoral, sino que -antes de volver a su autoexilio en Bélgica- tuvo que declarar ante la justicia por un presunto caso de corrupción.

Tras su contundente triunfo en la consulta, donde, entre otros temas, se aprobó la eliminación de la reelección indefinida, Moreno logró su objetivo de quitarse de encima a su antecesor y ex padrino político, que ensombrecía su gestión. Sin embargo, a juicio de los expertos, el mandatario ecuatoriano no quedó exento de enfrentar nuevos enemigos políticos mientras delinea su programa de gobierno.

“Ahora (Moreno) debe llegar a un gran acuerdo nacional que le dé gobernabilidad sobre la base de delinear claramente sus objetivos de gobierno”, dijo el analista y constitucionalista Ramiro Aguilar a The Associated Press.

En ese sentido, el analista político Santiago Basabe explicó a La Tercera que tras el triunfo del “Sí” en la consulta, Moreno queda “en la posición de mayor expectativa”. “El país está a la espera de que tome decisiones políticas y económicas de fondo ahora que su gobierno realmente empieza”, agrega.

Precisamente en materia económica, el analista del Observatorio de la Política Fiscal de Ecuador, Jaime Carrera, consideró que Moreno deberá buscar un equilibrio entre la reducción del gasto público y sus iniciativas, algo que no será sencillo ya que debe financiar alrededor de US$ 11.000 millones derivados del déficit fiscal y los servicios de la deuda.

“Por un tiempo (Moreno) podrá gobernar sin mayor dificultad. Pero poco a poco, y mucho más cuando muestre claridad en su programa económico, el panorama se le irá dificultando”, comentó a La Tercera Wladimir Sierra, analista político y docente de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

En el plano político, la victoria del “Sí” tampoco garantiza un poder sin contrapesos para Moreno, sostiene Basabe. “Todo lo contrario. Ahora las oposiciones empezarán a aparecer. A las de antes se sumará la de los ex Alianza País”, señaló el también docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), en alusión a los correístas que se han desafiliado del movimiento oficialista tras el quiebre entre Correa y Moreno.

En cuanto al futuro político de Correa, si bien la eliminación de la reelección indefinida le cierra las puertas a la carrera presidencial de 2021, los expertos coinciden en que no necesariamente implica el ocaso político del ex mandatario. “De ninguna manera. El ‘No’ ha sacado un porcentaje de votos importante. El hecho de que Correa no pueda ser presidenciable en el 2021 no implica que su figura desaparezca. Correa ha sido golpeado, pero creo que muy lejos está decir que ha desaparecido del escenario político”, afirma Basabe.

“El ocaso del correísmo se dará si Moreno continua con un gobierno socialdemócrata en lo político y popular en lo económico, de lo contrario la puerta quedará abierta más para Correa y mucho menos para el candidato de la derecha, Guillermo Lasso”, concluyó Sierra.

Seguir leyendo