Lourdes Flores, excandidata presidencial peruana: “El desempeño económico ha sido bastante mediocre con Kuczynski”

En entrevista con La Tercera, Flores dice que este tema ha dañado más la credibilidad del mandatario que el indulto a Fujimori.


Ex candidata a la presidencia de Perú en las elecciones de 2001 y 2006, a la alcaldía de Lima en 2010 y a la vicepresidencia del país en 2016, la abogada y ex congresista Lourdes Flores es una reconocida figura de la escena política peruana. Invitada al IV Foro Internacional de Santo Domingo, en República Dominicana, la líder del Partido Popular Cristiano conversó con La Tercera sobre el actual momento del gobierno del Presidente Pedro Pablo Kuczynski tras el polémico indulto a Alberto Fujimori.

¿Cree que la visita del Papa Francisco a Perú ayudó a descomprimir la tensión política tras el polémico indulto del Presidente Kuczynski a Alberto Fujimori?

Yo creo que el Presidente de la República tenía el tema del indulto dándole la vuelta hace bastantes meses, al punto que muchos decíamos que si iba a tomar la decisión, que la tomara de una vez. Yo soy crítica del indulto, yo hubiera preferido arresto domiciliario. Pero es inevitable que la ciudadanía percibiera que acordada la no vacancia un día jueves y otorgado el indulto un día sábado, o sea, 48 horas después, no se percibiera como un toma y daca. Yo creo que esa es la factura más fuerte que ha pagado el Presidente. Mi impresión es que esto va a ir bajando con los días.

Usted se refirió al indulto de Fujimori como un “canje”. ¿Mantiene esa opinión?

Por la forma cómo se ha dado, la percepción es esa. Si soy honesta, yo creo que ese es un tema que el Presidente venía meditando hace mucho tiempo y que más bien, ante la evidencia de los 10 votos recibidos, yo creo que ha dicho “ahora o nunca”. Pero yo haría una reflexión mayor. Con toda honestidad, yo creo que el mayor daño a la credibilidad del Presidente puede no estar dado por el tema del indulto, aunque esto parezca el fenómeno reciente. Yo creo que el mayor deterioro de credibilidad del Presidente y del gobierno, pero sobre todo del Presidente, está en la frustración que ha generado durante 18 meses de haberse presentado y vendido la ilusión del “mago de las finanzas”, el hombre con el que nos recuperábamos e íbamos a crecer al 9%. El desempeño ha sido bastante mediocre en estos 18 meses.

¿Cuán débil quedó Kuczynski tras el tema del indulto?

Quedó golpeado, perdió parlamentarios, le renunciaron ministros y, sobre todo, quedó dañado en su credibilidad. Un Presidente que crea la expectativa y la ilusión de ser un líder que va a transformar la economía, que no logra revertir la situación y que luego termina en este entendimiento político después de un golpe político tan serio como una moción de vacancia, ha quedado dañado. Pero creo que va a depender de un viraje que él debe producir. Tiene que pasearse inaugurando obras de agua, carreteras, hablando de los temas económicos y acercándose a la gente. Esa es una imagen que él debe recomponer.

¿Qué factibilidad tiene una segunda moción de vacancia a raíz del indulto a Fujimori?

Ninguna. La primera vacancia fue una combinación muy extraña. La promovió el llamado grupo del Frente Amplio, que hoy día es lo que ha quedado del grupo que respaldó a la candidata Verónika Mendoza, cuyos más cercanos seguidores se han escindido hacia un nuevo partido que se llama Nuevo Perú. Entonces el señor (Marco) Arana, tratando de ganar un espacio político, planteó la primera vacancia y el fujimorismo se sumó. Se produjo ahí una extraña coincidencia de intereses de la extrema izquierda con el fujimorismo para tumbar al Presidente. Pero evidentemente yo creo que en este momento el fujimorismo, que tiene sus propios problemas, lo que menos quiere es volver a mover la situación y yo creo que este pedido ni siquiera consigue los votos.

Uno de los efectos del indulto fue la crisis en el fujimorismo. ¿A quién ve como ganador en esa disputa? ¿A Keiko o Kenji Fujimori?

Yo creo que la presencia del padre va a ser un factor político, aunque esté enfermo, y supongo tenga la prudencia de no meterse en la vida política, pues sería absolutamente ingrato con quien le ha dado la libertad. Pero va a ser un factor político. Y mi sensación es que se entenderán y que verán la forma de cómo distribuir las cuotas de poder. Calculo que la beligerancia que hay contra el hijo tenderá a desaparecer a cambio que el hijo apoye a la hermana. Pero yo creo que el fujimorismo va a ir como una sola fuerza unificada, aunque hay quienes dicen que no, que es un liderazgo en disputa muy fuerte. Tengo la sensación de que eso se va a reordenar internamente.

La prensa peruana informó que usted habría recibido aportes de la constructora brasileña Correa Camargo para la campaña de 2006. ¿Qué responde a esa acusación?

En lo que a mi concierne no me costó apenas unos minutos mandar una carta para aclarar que no tengo la menor vinculación a la empresa, que no la conozco.

Seguir leyendo