Lula sigue liderando intenciones de voto en Brasil pese a su condena

Autor: AFP

Foto: Reuters.

El sondeo fue realizado el 29 y el 30 de enero, pocos días después de que un tribunal de apelación confirmara, el 25 de enero, la condena de Lula por corrupción y lavado de dinero y elevara su sentencia a doce años y un mes de cárcel.


El ex presidente Lula sigue afianzado como gran favorito de las elecciones de octubre en Brasil, pese a su condena a más de doce años de cárcel que puede invalidar su candidatura, revela este miércoles la primera encuesta realizada después del veredicto.

En la primera vuelta, el líder de la izquierda obtendría entre 34% y 37% de los votos, según los escenarios, sin cambios importantes respecto a la encuesta anterior de fines de noviembre, señala el estudio del instituto Datafolha publicado por el diario Folha de S.Paulo.

En segundo lugar, aparece siempre el diputado de ultraderecha Jair Bolsonaro, con 16% a 18% de intenciones de voto.

En la segunda vuelta, Lula derrotaría a Bolsonaro por 49% a 32% y se impondría ante cualquier otro adversario por un margen similar.

El sondeo fue realizado el 29 y el 30 de enero, pocos días después de que un tribunal de apelación confirmara, el 25 de enero, la condena de Lula por corrupción y lavado de dinero y elevara su sentencia a doce años y un mes de cárcel, por ser beneficiario de un apartamento tríplex en un balneario paulista, entregado por la constructora OAS a cambio de contratos en Petrobras.

El dirigente, de 72 años, podría incluso ser encarcelado cuando agote los recursos de segunda instancia.

“Para sorpresa de algunos, Lula se mantuvo estable o subió un poco (…). La gran información de esta encuesta es que Lula sigue siendo el principal candidato en las elecciones de 2018”, dijo a la AFP Michael Mohallem, analista de la universidad Fundación Getúlio Vargas (FGV).

Brasil vive desde hace cuatro años bajo las convulsiones de la Operación Lava Jato, que involucró a decenas de grandes empresarios y de políticos de todas las tendencias en una red de corrupción centrada en Petrobras.

Ese descrédito de la política, así como el prestigio de Lula por sus políticas de distribución de renta, explican en gran medida, a ojos de Michael Mohallem, la resistencia del ex gobernante.

“Lava Jato transmite a la población la idea de que la política es así, que entre tantos políticos con problemas de corrupción, mejor escoger (…) al que hizo un buen gobierno”, indicó el investigador.

Seguir leyendo