La Tercera

Macron rechaza demandas nacionalistas en Córcega

Foto: AFP.

El presidente francés se declaró favorable a que Córcega "sea mencionada en la Consitución", una de las principales reivindicaciones de la alianza entre autonomistas e independentistas. Sin embargo, esto generó controversia en el país que defiende el carácter "indivisible" de la República.

El presidente francés Emmanuel Macron se mostró este miércoles en Córcega dispuesto a reconocer sus particularidades, pero rechazó con firmeza otras reivindicaciones de los nacionalistas en el poder en la isla mediterránea.

En un discurso muy esperado en Bastia, el jefe de Estado francés se declaró “favorable a que Córcega sea mencionada en la Constitución” francesa, una de las principales reivindicaciones de la alianza entre autonomistas e independentistas.

Sería “una forma de reconocer su identidad y anclarla en la República”.

Esta reivindicación provoca una fuerte controversia en Francia, país muy centralista que defiende el carácter “indivisible” de la República.

Pero el presidente permaneció inflexible frente a otras exigencias nacionalistas, como la co-oficialidad de la lengua corsa y la aplicación de un estatuto de residente en la isla.

Esta última proposición “no es la buena respuesta” contra la especulación inmobiliaria en esta isla muy turística, como lo consideran los nacionalistas, dijo Macron.

“Hoy, cuando suben los precios y se venden los terrenos, son escasas las personas no corsas las que se benefician”, declaró el jefe de Estado, que se comprometió a “favorecer la construcción de viviendas” y “simplificar las reglas urbanísticas”.

Respecto a la lengua corsa, Macron subrayó que “en la República hay una lengua oficial, el francés”, aunque el bilingüismo está “plenamente reconocido y aceptado”.

Los dirigentes corsos no piden la independencia de la isla sino un “verdadero estatuto de autonomía”.

Además de la co-oficialidad de la lengua, piden un estatuto fiscal y social especial, el acercamiento y la amnistía de los presos corsos que se dicen “políticos” y detenidos en Francia continental.