Macron sube en las encuestas pero no logra encantar a la juventud

El Presidente francés Emmanuel Macron sube en los sondeos tras meses de baja popularidad. Sin embargo, el gobernante más joven de la historia del país no logra conquistar a la juventud. Un 71% desconfía de su mandato.


El Presidente galo Emmanuel Macron celebró el jueves su cumpleaños número 40 con una buena noticia. Luego de unos primeros meses de gobierno a la baja en los sondeos, el mandatario está teniendo un repunte en su popularidad.

El martes, una encuesta citada por France Presse reveló que el 54% de los franceses estima que el ex banquero es “un buen Presidente”, un salto de nueve puntos en comparación con el mes anterior.

Macron finaliza así un buen año 2017, tras llegar al poder con la arremetida sin precedentes de su movimiento político (de solo un año de vida) logrando también ponerle freno al avance ultra nacionalista de Marine Le Pen.

También ha cumplido algunas de sus promesas. Cuatro meses después de su llegada al Palacio del Elíseo, el mandatario logró llevar adelante su reforma laboral a pesar de las protestas de los sindicatos. Por otra parte, la economía gala, hundida durante el criticado gobierno de su antecesor y mentor, François Hollande, se encuentra ahora creciendo, mientras el desempleo va a la baja.

Macron también ha tenido otro factor a su favor en comparación con Hollande: no ha tenido que enfrentarse a nuevos atentados terroristas como los que sembraron el pánico entre enero de 2015 y julio de 2016.

Al mandatario galo tampoco le ha surgido un líder opositor que le haga contrapeso. Atrás quedó la presencia de Marine Le Pen, la cabeza del Frente Nacional, ahora en un segundo plano al igual que el líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon. La derecha por otra parte, dividida y fragmentada, intenta con su nuevo líder, Laurent Wauquiez, volver a posicionarse en 2018, y levantarse de los embates de los comicios electorales.

Por otra parte Francia se posiciona como un líder en estabilidad frente a algunos de sus vecinos. Sobre todo si se toma en cuenta el proceso de salida de la Unión Europea que vivirá Reino Unido, la crisis sin precedentes que vive España por el intento de secesión de Cataluña y el estancamiento de la canciller alemana, Angela Merkel, que a tres meses de las elecciones federales no ha logrado formar gobierno.

Y a pesar de que sus avances en las encuestas aún no lo posicionan como un líder popular en su propia tierra, Macron ha logrado brillar en el exterior y utilizar los vacíos de poder que dejó, por ejemplo, el ex mandatario estadounidense Barack Obama. Además de impulsar la integración europea, el mandatario ha intentado liderar la batalla contra el cambio climático.

Pero a pesar de todo esto, el Presidente más joven de la historia de Francia, no logra encantar a sus propios jóvenes. Porque mientras su popularidad sigue en alza en la mayoría de los segmentos, un 71% de los jóvenes entre 25 a 34 años desconfía de su labor como mandatario, según el sondeo de Kantar Sofrès para Le Figaro Magazine.

Según explica el diario español El País esto se debe a tres razones: la reducción en las prestaciones de vivienda, el aumento en la dificultad de selectividad para entrar en las universidades y su llamado “estilo jupiteriano”, en alusión al rey de los dioses en la mitología romana.

Desde que asumió la Presidencia, Macron ha intentado restaurar una imagen presidencial de autoridad y verticalidad, estilos propios de otros ex mandatarios como Charles de Gaulle (1959-1969) y François Mitterrand (1981-1995) que sin embargo, no atraen a la juventud gala.

Y en este punto los jóvenes no son sus únicos oponentes. Existe un creciente malestar entre los parlamentarios de su propio partido que en junio lograron entrar al Congreso. Según la agencia Ansa, que recogió las impresiones de decenas de ellos, habría un “centenar” de parlamentarios “desmotivados” que se sienten “inútiles” por la falta de responsabilidades en un gobierno centrado en la figura de Macron. “Algunos tienen la sensación de perder el tiempo en el Congreso, porque se sienten más pasivos que activos”, aseguró el diputado Pierre Person al diario parisino Le Monde.

Seguir leyendo