Paolo Becchi, ex ideólogo del Movimiento Cinco Estrellas: “Ahora me causan un poco de repulsión”

Autor: P.S.B

Paolo Becchi, foto referencial formiche.net.

"Ya no tienen una idea clara, eran fuertemente populistas y ahora son siervos de los grandes poderes", asegura el intelectual.


Paolo Becchi, ex ideólogo del Movimiento 5 Estrellas y catedrático de Derecho en la Universidad de Génova, explicó a La Tercera cómo ha cambiado este partido antisistema desde su éxito en las elecciones de 2013, así como el complejo momento que atraviesa de cara a los comicios del próximo 4 de marzo.

¿Cuándo usted empieza a vincularse con el Movimiento 5 Estrellas?

Mi participación en M5S proviene de las elecciones anteriores a 2013. Durante algún tiempo decidí no participar en política y centrarme como profesor de filosofía de derecho en la universidad. Sin embargo, de repente apareció un movimiento diferente, nacido en internet y que hablaba de una relación directa entre ciudadanía y Estado. Fue como un soplo de aire fresco.

¿Y porque decidió desvincularse?

Todo empezó en las elecciones de 2014. En aquel momento Casaleggio, el verdadero protagonista del Movimiento 5 Estrellas, ya estaba gravemente enfermo y no era lo mismo. Beppe Grillo no supo conducir la maquinaria. Después de las elecciones me di cuenta que el M5S no tenía ideas precisas, que le faltaba una visión estratégica.

¿Cómo valora la situación actual del partido?

Me causa un poco de repulsión. La red ahora sirve para adorar a un jefe que no sabe ni siquiera lo que quiere más allá del poder por el poder. Ya no tienen una idea clara, eran fuertemente populistas y ahora son siervos de los grandes poderes.

De cara a las elecciones de marzo, ¿qué escenarios quedan abiertos?

Solo aquellos que vivieron desde dentro, como yo, la creación del movimiento, entienden que somos muchos los que aún creemos en esto. Sin embargo, el movimiento cayó ahora en un pequeño escándalo que puso en cuestión su honestidad, pero esto no tendrá importancia en las elecciones. Los quiebres en su interior y las divisiones explotarán después de las elecciones.

¿Se lo perdonarán sus votantes?

Para mí, como intelectual, participar en esto fue una maravilla. Pero ahora siento una profunda decepción y ya no los votaré. ¡El M5S está muerto! ¡Larga vida al M5S!”.

Seguir leyendo