El pastor evangélico que busca enfrentar a Maduro en las urnas

Se espera que mañana presente su candidatura. Ha dicho que de ganar los venezolanos tendrán que saber de la Biblia. Javier Bertucci, de 48 años, fue señalado en la investigación de los Panama Papers por usar paraísos fiscales.


Para el más reciente contrincante de la carrera electoral por la Presidencia de Venezuela, la decisión de competir contra el mandatario Nicolás Maduro fue de carácter “espiritual” y no “político”, ya que “creyó oír a Dios”, que lo impulsó a lanzar su candidatura. “Jesús cambió la historia, también nosotros lo haremos”, aseguró el domingo el pastor evangélico y empresario Javier Bertucci, al anunciar su ingreso a la arena política venezolana, donde se batirá con el sucesor de Hugo Chávez en las urnas el 22 de abril.

Poco se sabe de Bertucci, una figura más bien desconocida para la mayoría de los venezolanos. El pastor dirige la Iglesia Maranatha en Venezuela y es director de “El Evangelio Cambia”, una asociación civil de carácter social formada principalmente por jóvenes.
Nacido en Guanare, al noroeste del país, el religioso de 48 años apareció en las filtraciones de los Panama Papers, donde se le vinculó con una empresa panameña de importación de alimentos.

El pastor ha negado los señalamientos y ha puesto su “fe” en lograr solucionar uno de los problemas que más aquejan en estos momentos a Venezuela: la profunda crisis económica, marcada por una creciente inflación y la escasez de productos y medicinas básicas. La situación económica se puede resolver “muy rápido”, dijo el domingo, detallando que está dispuesto a pedir ayuda a otras naciones.

Según la agencia EFE, en el pasado Bertucci fue imputado por contrabando de diesel y en 2010 se le impuso una medida de arresto domiciliario que duró seis meses. Actualmente es miembro de la junta directiva de al menos tres empresas del área de la construcción y venta de bienes y servicios.

A pesar de su experiencia en esta materia, Bertucci aseguró que pondrá todos sus esfuerzos en mejorar “los valores”. “Los valores cristianos son los más eficientes para cambiar”, aseguró. “Es un tipo negociante, es un pastor de negocios, de plata. Yo creo que es alguien que ve una oportunidad porque nadie se va a lanzar y es una oportunidad de hacer poder. Yo tiendo a inclinarme más por esa opción. No me da la impresión de que sea un candidato que esté lanzando el gobierno como algunos especulan”, aseguró a La Tercera el analista político venezolano Ricardo Sucre.

“En realidad, es una candidatura muy anecdótica por ser un pastor religioso, por venir de la Iglesia evangélica pero hasta ahí (…). No es una figura que represente a la oposición venezolana, representa a un sector muy específico de la sociedad”, aseguró a este diario el experto electoral y analista venezolano, Eugenio Martínez.

De ganar, Bertucci advirtió que los venezolanos deberán “prepararse para todos los domingos oír en cadena de radio y televisión” las palabras de la Biblia. Adelantó también que pondrá de lado su título y responsabilidades de carácter religioso para emprender la carrera electoral, lo que de todos modos no ha servido para aplacar a los críticos que dicen que su candidatura es constitucionalmente inviable. “La Constitución dice que se necesita Estado laico. Básicamente con que este señor renuncie a su iglesia es más que suficiente”, aclara Martínez.

En Venezuela, los evangélicos son porcentaje significativo de la población. En 2011, un 17% de los venezolanos se definía como evangélico. Sin embargo, hay dudas sobre si esto podrá concretarse en un apoyo real a Bertucci.

“Hace años hubo un candidato evangélico y no tuvo ningún éxito. No llegó ni al 2% de la población. Distinto es en Brasil, donde han tenido mucho éxito y también en Costa Rica”, dijo a La Tercera el sacerdote jesuita y ex rector de la Universidad Católica, Andrés Bello, Luis Ugalde.

La candidatura presidencial de Bertucci, que presentará mañana, llega en momentos en que hay un vacío entre los candidatos que podrían enfrentarse a Maduro. Cuando faltan poco más de dos meses para los comicios del 22 de abril, la oposición aún no decide si competirá o no.

La alianza opositora se encuentra profundamente dividida e indecisa frente a lo que han calificado como un proceso carente de garantías electorales. De hecho, Voluntad Popular, el partido del dirigente opositor, Leopoldo López, ya anunció que no participará en los comicios y que no apoyará a ningún candidato.

Seguir leyendo