PPK dimite tras 20 meses y deja a Perú en una profunda crisis

PPK junto a su Gabinete, anunciando su dimisión.

Acorralado por denuncias de corrupción, Pedro Pablo Kuczynski se convirtió en el primer Presidente que no completa su gestión desde el fin de la era de Fujimori en 2000.


“La situación que vive el Perú es grave, porque con la renuncia del Presidente se paraliza el país y la economía”, comenta el taxista Juan Carlos Costa. “No sé quién estuvo detrás de esto, pero no le han hecho un bien”, agrega, preocupado. Su advertencia y lamento, en todo caso, no se reflejaba en las calles de la ciudad, donde los restaurantes estaban llenos y en el Malecón de Miraflores todo transcurría como si fuera un día más. Ello, a pesar de que horas antes Pedro Pablo Kuczynski presentó su dimisión tras apenas 602 días (20 meses) en el Palacio Pizarro, en la antesala de su inminente destitución en el Congreso.

PPK estaba contra las cuerdas hace meses, por haber ocultado negocios con Odebrecht cuando fue ministro de Alejandro Toledo (2001-2006) y por haber mentido una y otra vez en medio de este escándalo.

Si bien Kuczynski prometió combatir y desterrar la corrupción, terminó renunciando por las mismas causas que atormentan a varios ex presidentes de la región y de Perú, como el propio Toledo, Ollanta Humala y Alan García. Al mismo tiempo, con su renuncia, se suma al “club” de los mandatarios que no terminaron su gestión, como Fernando Collor de Mello en Brasil, Abdalá Bucaram en Ecuador, el propio Alberto Fujimori, Gonzalo Sánchez de Lozada en Bolivia y Dilma Rousseff.

“Frente a esta difícil situación que se ha generado, y que me hace injustamente aparecer como culpable de actos en los que no he participado, pienso que lo mejor para el país es que yo renuncie a la Presidencia de la República”, anunció PPK en horas de la tarde, en un mensaje al país y secundado por su gabinete. Su declaración fue grabada en el Palacio Pizarro y antes de que fuera emitida, el mandatario abandonó el lugar, según relató a La Tercera un testigo presencial. Fiel a su estilo, anoche salió a saludar a unos 20 simpatizantes que fueron a darle su apoyo afuera de su casa en San Isidro.

En su reemplazo asumiría el primer Vicepresidente, Martín Vizcarra, quien al ser embajador en Canadá, llegará a las 20:00 de este jueves a Lima. “Estoy indignado por la situación actual, como la mayoría de los peruanos. Pero tengo la convicción que juntos demostraremos una vez más que podemos salir adelante. Por ello, regreso al Perú para ponerme a disposición del país, respetando lo que manda la Constitución”, escribió en Twitter.

La salida de PPK, coinciden analistas políticos limeños, está lejos de destrabar la profunda crisis que vive Perú. De hecho, la ahonda. La renuncia deja al país aún más dividido, entre fujimoristas y antifujimoristas. Para este jueves se espera que el Congreso proceda al trámite de la renuncia que se votará el viernes por mayoría simple.

Kuczynski se vio obligado a renunciar después de que la noche del martes se conocieran los llamados “Kenjivideos”, que muestran a congresistas que responden al liderazgo del hijo de Alberto Fujimori, intentando sobornar a legisladores fujimoristas. Esta revelación indignó aún más a los peruanos, cuya paciencia se había esfumado después de que PPK se salvara de ser destituido en diciembre, a cambio del indulto a Fujimori.

Esa vez, los votos de Kenji lo mantuvieron con vida en el Palacio Pizarro, pero ahora fue Keiko quien dio la estocada final al revelar los “Kenjivideos”. Días atrás la ex candidata presidencial había exigido la dimisión de PPK y tras la revelación de los videos culpó a su hermano por haber negociado a nombre del gobierno sobornos con congresistas fujimoristas. “Kuczynski no tenía legitimidad para seguir siendo Presidente”, dijo a La Tercera Milagros Salazar, vocera del fujimorista Fuerza Popular.

“En la práctica, Kenji Fujimori era el primer ministro de Perú y Mercedes Aráoz estaba de adorno. Los videos demuestran que el verdadero operador político de PPK era él”, dijo el analista Fernando Tuesta, al tiempo que agregó que “Keiko nunca se resignó a haber perdido las elecciones en 2016, porque ella consideraba que había ganado y por ello usó su mayoría (en el Congreso) para destituir a PPK”.

Pedro Pablo Kuczynski, de 79 años, debía gobernar hasta 2021. Ahora, sería Vizcarra quien tendrá que completar su mandato. Eso, si es que acepta el cargo. De lo contrario, el titular del Congreso deberá convocar a elecciones anticipadas. PPK se convirtió en el primer Presidente que no completa su gestión desde el fin de la era fujimorista en 2000.

Kuczynski, que fue electo en 2016 gracias al voto antiKeiko, tuvo una oportunidad de oro tras el rechazo a su destitución en diciembre. Sin embargo, el indulto a Fujimori se vio como una moneda de cambio para que permaneciera en la Presidencia. Además, dio varias versiones sobre sus negocios con Odebrecht, a través de Westfield Capital, empresa administrada por su socio chileno, Gerardo Sepúlveda.

Seguir leyendo