Quim Torra asume como nuevo presidente de Cataluña

Autor: AP y EFE

El nuevo presidente catalán asumió el cargo sin la presencia de representantes del Ejecutivo español y en una ceremonia que duró solo tres minutos.


Quim Torra asumió este jueves como el nuevo presidente del Gobierno de Cataluña, en un acto sin ceremonia y con la ausencia de representantes del Ejecutivo español, que ejerce las competencias de la administración regional desde el cese del gobierno de Carles Puigdemont en octubre.

Torra tomó posesión del cargo en una ceremonia celebrada en la capital catalana, Barcelona, tres dí­as después de su elección en el Parlamento gracias a los votos de los legisladores secesionistas.

En el acto, de apenas tres minutos y enmarcado “en la estricta legalidad catalana”, Torra prometió el cargo sin mencionar a la Constitución española ni al rey Felipe VI, como ha sido habitual.

El Ejecutivo español rechazó asistir a esta ceremonia por el formato que iba a tener, al considerar que con ello se “degrada la propia dignidad de la institución”.

En presencia del presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y de varios familiares del nuevo presidente, Torra afirmó: “Prometo cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat (gobierno catalán), con fidelidad al pueblo de Cataluña, representado por el Parlamento de Cataluña”.

La escenografía fue sobria y con la ‘senyera’, la bandera de Cataluña, como única enseña de fondo.

En un sí­ntoma de la latente tensión entre las dos partes, el gobierno de Madrid, que suele estar representado en la toma de posesión de los mandatarios regionales, no acudió a la de Torra. El ejecutivo de Mariano Rajoy señaló que las autoridades catalanas habí­an intentado dictar qué miembros del gabinete podí­an acudir al acto, una condición que Madrid rechazó.

La disputa sobre el futuro de Cataluña sumió a España en su peor crisis polí­tica en décadas. Los tres partidos polí­ticos más votados a nivel nacional mantienen una posición unificada contra la secesión.

La ceremonia del jueves abundó en mensajes simbólicos dirigidos aparentemente a las autoridades en Madrid.

Torra solo tení­a la bandera catalana roja y amarilla a sus espaldas. La bandera de España estuvo ausente.

Juró fidelidad solamente al pueblo catalán, sin hacer mención de la constitución española ni la lealtad al rey. El gobierno español dice que no puede otorgarle la independencia a Cataluña, entre otras razones, porque la constitución dice que España es “indivisible”. El rey Felipe VI se ha pronunciado públicamente a favor de la posición del gobierno.

Torra llevó una cinta amarilla en el ojal, sí­mbolo del apoyo a los dirigentes separatistas presos en cárceles españolas desde el referendo independentista proscrito del año pasado y la declaración ilegal de independencia.

 

 

Seguir leyendo