Senadora brasileña y presidenta del PT: “La elección sin Lula es fraude y atenta contra la voluntad popular”

En entrevista con La Tercera, Gleisi Hoffmann, se refiere al veredicto judicial que se conocerá el 24 de enero y del cual depende si el ex presidente podrá volver a ser candidato en octubre. “Lula es inocente”, asegura.


Senadora federal por el estado de Paraná desde 2011 y ex jefa de gabinete del gobierno de Dilma Rousseff, la actual presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, es categórica sobre la situación judicial de Lula: “Es inocente”, sostiene. Condenado a nueve años y medio de prisión por corrupción en una causa de la operación Lava Jato, el ex presidente brasileño sabrá el 24 de enero si la justicia le permitirá ser candidato en las elecciones de octubre. Pese a ello, Hoffmann asegura en esta entrevista con La Tercera que “el PT registrará la candidatura de Lula el 15 de agosto”.

¿Usted es optimista o pesimista sobre la decisión judicial que decidirá el futuro político de Lula?

Lula es inocente. No hay delito y por eso es que sus acusadores no presentan pruebas contra él. Creo que los jueces en Porto Alegre, si son correctos con el proceso absolverán a Lula. Esta es la única decisión posible desde el punto de vista legal. Condenarlo significa desacreditar a toda la institución de la justicia brasileña.

Si la decisión judicial es unánime y adversa para Lula, ¿qué hará el PT? ¿Existe un plan B con otro candidato presidencial?

El plan del PT, de la A a la Z, es elegir a Lula Presidente de la República. Lula será candidato y esta es la garantía que tenemos de devolver la esperanza al pueblo brasileño, recuperar el estado de bienestar social que está siendo masacrado por el golpe y, por medio de un referéndum popular, oyendo al pueblo, revocar las medidas que desmontan los derechos y la atención de la población por el Estado.

Y si la decisión judicial no fuera unánime, ¿Lula apelará a otras instancias judiciales? ¿Podría registrar su candidatura durante ese proceso?

Las estrategias y procedimientos adoptados a lo largo del proceso son decisiones tomadas por los abogados de la defensa del Presidente Lula. Incluso, ellos han constantemente publicado los pasos de la defensa, alertado a las personas sobre las acusaciones infundadas y proporcionado información esencial para la comprensión de la persecución a Lula y la práctica del “lawfare”. El PT registrará la candidatura de Lula el 15 de agosto y hará campaña para elegirlo. Cualquier decisión de la segunda instancia condenatoria de Lula será impugnada hasta agotar todos los recursos. ¡La elección sin Lula es fraude! Y atenta contra la voluntad popular, que deposita en Lula y en el PT las esperanzas de revocar los estragos y retrocesos promovidos por el golpe de Estado en Brasil.

“¡Increíble la saña de persecución a Lula! ¡Es mucho el miedo con él en la elección!”, escribió usted en su cuenta de Twitter. ¿Quién es responsable de esa persecución? ¿Por qué? ¿Cuál es el miedo que existe sobre la candidatura de Lula?

Los portavoces de las élites brasileñas y de los intereses de las grandes corporaciones internacionales de siempre: los grandes medios, el sistema financiero, liderazgos empresariales descomprometidos con el Estado nacional. Todos debidamente representados por partidos políticos que protagonizaron el golpe, como el PSDB, DEM, PMDB y sus aliados, parlamentarios reaccionarios y de extrema derecha. Viabilizaron el fin de políticas sociales y la reducción del Estado, sin la percepción de que los mayores beneficiados con los ataques a la economía y a la soberanía nacional son exactamente las grandes corporaciones extranjeras, como las petroleras. En todo este proceso, sectores del Poder Judicial cumplieron un papel importante al proporcionar “normalidad” legal a los acontecimientos. El golpe y la persecución a Lula evidencian un miedo, de cierta forma justificado, de esos perseguidores y de esas elites porque la elección de Lula a la Presidencia de la República es la garantía que el pueblo tiene de revertir esas injusticias sociales, de restituir garantías previstas en la Constitución del 88, derechos y bienestar social, que venían avanzando en los gobiernos del PT.

Personalidades como Noam Chomsky, Cristina Kichner, Adolfo Esquivel, Chico Buarque y Leonardo Boff firmaron un manifiesto donde aseguran que una “elección sin Lula es fraude”. ¿Puede ser considerado un fraude si la ausencia de Lula en la elección se debe a una decisión judicial? ¿Eso no significaría ignorar al Poder Judicial?

Si es legal, pero injusto, no puede ser respetado. Los sectores del Poder Judicial están atropellando la Constitución brasileña y el estado democrático de derecho en la persecución a Lula. Quien dice eso son 122 juristas que escribieron un libro apuntando a los descalabros jurídicos de la sentencia del juez Sérgio Moro. ¿Sin la existencia de delito cómo puede haber condenación? Así, ¿quién ignora la justicia, quién está al margen de las leyes?

El ex presidente Fernando Henrique Cardoso dijo en una entrevista que “el país no va a temblar si Lula es condenado”. ¿Cómo lo ve usted?

Él, al buen y viejo estilo tucano, usa dos pesos y dos medidas. Presiona por la condena a Lula y dice que es demasiada la persecución a (el senador del PSDB) Aécio Neves. Que el país va a perder si condenan a Lula, ¡eso sí! El PSDB no logra viabilizar un liderazgo para disputar la elección. Creo que tiene mucho despecho en todo eso.

Seguir leyendo