Sobreviviente de matanza en escuela de Florida: “Estoy cansada del juego de señalar y culpar a otros sin tomar acciones”

TOPSHOT - Hundreds of high school and middle school students from the District of Columbia, Maryland and Virginia staged walkouts and gather in front of the White House in support of gun control in the wake of the Florida shooting February 21, 2018 in Washington, DC. / AFP / Olivier Douliery TOPSHOTS-TOPSHOT-US-CRIME-SHOOTING-PROTESTS

Aly Sheehy cuenta a La Tercera las acciones que han tomado. Tras la masacre, los mismos jóvenes se han movilizado y ya se habla de la “generación Parkland”.


Un poema titulado “Querido Señor Presidente” se viralizó por estos días a través de Twitter. Obtuvo casi 6.000 retuit, 14.000 me gusta y 700 comentarios. Su autora, la adolescente de 17 años Aly Sheehy -que se inspiró en el mandatario estadounidense Donald Trump para escribirlo- tuvo incluso la oportunidad de recitarlo en vivo a través de la cadena CNN. “Mis amigos han muerto, se han ido de nuestras vidas. Sin embargo, te sientas ahí, jugueteando con tus pulgares. Mis amigos han muerto, la vida se les fue de los ojos, sin embargo, te sientas ahí, hablando de todo menos de armas”, leyó Sheehy esta semana desde el patio de su escuela Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

El 14 de febrero se desató lo que la prensa ha llamado la “matanza de San Valentín”. Ese día, el ex alumno Nikolas Cruz asesinó a 14 estudiantes y tres profesores con un rifle de asalto AR-15, lo que provocó el terror colectivo recordando que incidentes como esos son un hecho habitual en Estados Unidos.

Aly Sheehy considera que tuvo suerte, ya que es una de las sobrevivientes del tiroteo que ha provocado huellas traumáticas en su comunidad de 3.000 estudiantes. La joven había visto muchas veces a Cruz, tanto en el colegio, como en el lugar donde él trabajaba, en una tienda cercana. “Tuve la suficiente suerte de no estar en el edificio donde todo pasó. Yo estaba en el auditorio con otros 100 alumnos”, cuenta a La Tercera. Desde la masacre, Sheehy, junto a otros sobrevivientes, se han convertido en una voz de protesta frente a la tenencia de armas en el país. “Estoy cansada del juego de señalar y culpar a otros sin tomar acciones”, continúa.

La adolescente ha formado parte activa de un nuevo movimiento de jóvenes que exige una mayor regulación de armas, ya que al igual que sus compañeros, ha crecido bajo los sistemas de seguridad escolar para prevenir ataques. “Tenemos rejas alrededor del campus, las puertas están cerradas con llave, hay cámaras de seguridad y guardias”, detalla. “En mi opinión, no se trata de sólo un aspecto específico. Creo que el principal argumento deben ser las armas y la salud mental”, dice.

Junto a sus compañeros han logrado poner nuevamente en debate. “Creo que los adultos pensaron que sería muy doloroso para los niños hablar de esto, pero es más doloroso ver lo que les sucede a nuestros compañeros y amigos y no hacer nada”, opina. Pero la reacción frente a lo que están logrando ha sido “increíble”. “De verdad que no tengo palabras para describir cómo nos hace sentir”, asegura.

La generación Parkland

El movimiento del que forma parte Sheehy ha tomado fuerza en Estados Unidos a pesar de que la mayoría de sus principales líderes no han cumplido siquiera los 18 años. Aun así cuentan con el apoyo de Barack y Michelle Obama (la ex primera dama de EE.UU. dijo en Twitter que ambos estaban “orgullosos” de ellos) y de influyentes celebridades y activistas como la pareja conformada por George y Amal Clooney, quienes desembolsaron medio millón de dólares para apoyar su causa.

Escusados bajo el hashtag #NeverAgain (nunca más) un grupo de adolescentes se moviliza para que el 24 de marzo y con la “Marcha por Nuestras Vidas” miles de personas salgan a las calles de Washington DC para exigir un freno a los tiroteos masivos que aquejan al país y demandar un mayor control de armas.

La marcha tiene como objetivo llamar la atención directa de Donald Trump y de cualquier congresista que reciba financiamiento de la poderosa Asociación Nacional del Rifle, organización que promueve el uso de armas y que donó US$ 30 millones a la campaña del mandatario republicano.

La gran mayoría de estos jóvenes no había nacido cuando se produjo la masacre de Columbine en Colorado, en 1999, que inspiró filmes como Elephant de Gus Van Sant y el documental Bowling for Columbine, de Michael Moore. Esa matanza, en la que dos adolescentes acabaron con la vida de 13 personas en su escuela, marcó un antes y un después en las medidas de seguridad que se comenzaron a adaptar en Estados Unidos. Los colegios se blindaron, pero ni la matanza de Columbine, ni la de cientos que vinieron después lograron detener los tiroteos. Desde 2012 ha habido 239 tiroteos en colegios, según el The New York Times, entre éstos la masacre en Sandy Hook, que dejó 27 muertos.

Pero los sobrevivientes de Parkland -que crecieron bajo la estricta vigilancia de los detectores de metal y los protocolos de emergencia- quieren que esta matanza sea la última. Parte de sus miembros ya lograron reunirse con Trump y un grupo de legisladores en la Casa Blanca el miércoles y algunos ya surgen como líderes visibles de la causa. Además, el movimiento adolescente ha tenido gran presencia en los medios.

Una de ellas es Emma González, que el sábado realizó un emotivo discurso. “Si todo lo que nuestro gobierno y el Presidente pueden hacer es enviarnos sus pensamientos y oraciones, es hora de que las víctimas sean el cambio que necesitamos ver”, dijo González, de 18 años, durante un acto en Fort Lauderdale. “Seremos el último tiroteo masivo”, aseguró a una multitud que reproducía sus palabras en distintas redes sociales. Uno de los videos de su mensaje superó las 400.000 visitas en YouTube. González además respondió directamente a Trump al decir que el problema no sólo se puede atribuir a la salud mental. “El (Nikolas Cruz) no hubiera herido a tantos estudiantes con un cuchillo”, aseguró.

Seguir leyendo