La Tercera

Socialdemócratas aprueban repetir la gran coalición con Angela Merkel

El responsable de la comisión para la consulta, Dietmar Nietan (a la izquierda) y Olaf Scholz, líder interino del SPD comentan los resultados de la votación ayer en Berlín.

Los afiliados al SPD respaldaron con un 66% de los votos el pacto alcanzado con los conservadores. Se puso fin así a más de cinco meses de bloqueo político en Alemania.

Los miembros del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) votaron ayer a favor de una coalición de gobierno con los conservadores de Angela Merkel, que podrá formar gobierno más de cinco meses después de unas elecciones legislativas de las que salió debilitada.

“Me alegra la continuación de nuestra colaboración por el bien de nuestro país”, declaró Merkel después de la difusión del resultado oficial de la consulta de los afiliados socialdemócratas.

Sin embargo, este cuarto mandato de la canciller, de 63 años, y probablemente el último según los observadores, se anuncia mucho más difícil que los precedentes.

Los conservadores de Merkel y el SPD -que ya gobernaban en coalición- sólo tienen una corta mayoría del 53,5% en el Bundestag tras las elecciones generales del 24 de septiembre pasado, marcadas por un histórico avance de la extrema derecha (AfD) y la caída de los partidos tradicionales, entre ellos la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana (CDU y CSU) de la canciller y el propio SPD.

Tras varias semanas de debate interno, el “sí” a la alianza con Merkel obtuvo una mayoría de 66,02% de los votantes del SPD. Un 78,4% de los 463.000 afiliados del SPD participaron en la votación, según los resultados difundidos por el partido.

“Las cosas han quedado claras: el SPD participará en el próximo gobierno” declaró su jefe interino Olaf Scholz ante la prensa. Hubo dudas, pero al final se impuso un “acto de razón”, dijo.

La dirección del SPD había negociado en febrero un acuerdo con Merkel que debía ser aprobado por las bases del partido.

Sin el apoyo del SPD la formación de un gobierno dirigido por Angela Merkel era imposible. Ahora es probable que Merkel -que lleva en el poder desde 2005- sea formalmente reelegida canciller el 14 de marzo.

Durante las negociaciones, la canciller ha afrontado unas críticas sin precedentes en su propio partido, sobre todo desde que aceptara ceder al SPD el ministerio de Finanzas, una cartera que los conservadores siempre habían guardado con celo.

Además, prueba de la desconfianza reinante entre SPD y CDU/CSU es que los primeros han negociado una cláusula de salida de la alianza al cabo de dos años.

Varios dirigentes del partido democristiano de la canciller han criticado la línea centrista de Merkel y su generosa política migratoria -acogió a casi un millón de refugiados en 2015-, culpándola del ascenso de la extrema derecha.

La aprobación del acuerdo pone fin a cinco meses de una crisis política postelectoral inédita en Alemania y de incertidumbre en la Unión Europa (UE).

En su “contrato de gobierno” los dos socios colocaron la reforma de la Unión Europea en el centro de sus prioridades.

Esta decisión del SPD era crucial para la primera economía europea, que se encuentra enzarzada en un embrollo postelectoral inédito en un momento en el que Europa, afectada por la crisis del Brexit y el ascenso de los nacionalismos, necesitaba más que nunca un gobierno sólido en Alemania.

Sin embargo, algunos miembros de los socialdemócratas habrían preferido que su partido regresara a la oposición tras obtener solamente el 20,5% en los comicios de septiembre, un resultado considerado históricamente bajo. No obstante, el fracaso de las iniciales negociaciones gubernamentales entre los conservadores de Merkel, los ecologistas y los liberales los llevó a cambiar sus planes.

Aunque algunos afiliados siguen rechazando una “GroKo” (Gran coalición del SPD con CDU/CSU), sobre todo entre las juventudes del partido, los recientes sondeos que sitúan a los socialdemócratas casi empatados con la extrema derecha convierten la alianza con los conservadores en un mal menor.

El hecho de que el SPD continúe cayendo en las intenciones de voto ha “asustado a numerosos militantes”, sostuvo el semanario Der Spiegel.

Por su lado, frente a las disensiones internas, Merkel impuso recientemente a una de sus fieles, Annegret Kramp-Karrenbauer, como secretaria general de la CDU con el objetivo de poner orden en el partido.

Y en el gobierno de coalición, anunció que confiaría el ministerio de Salud a su principal detractor interno, el joven y ambicioso Jens Spahn, que ha expresado su afinidad ideológica y generacional con el canciller austríaco Sebastian Kurz, que gobierna con la extrema derecha en su país.