Sri Lanka declara emergencia por violencia antimusulmanes

Autor: AP

Foto: AFP

En un primer momento no se anunciaron los detalles del decreto de emergencia, y no estaba claro cómo afectarí­a a la vida en el paí­s del sur de Asia.


El presidente de Sri Lanka declaró el martes el estado de emergencia, en medio de temores sobre que los ataques contra musulmanes en una localidad central del paí­s puedan extenderse.

En un primer momento no se anunciaron los detalles del decreto de emergencia, y no estaba claro cómo afectarí­a a la vida en el paí­s del sur de Asia. Las tensiones entre musulmanes y budistas han repuntado en los últimos años, ante la expansión de organizaciones extremistas budistas.

El decreto pretende “abordar la insatisfactoria situación de seguridad que prevalece en algunas parte del paí­s” según un tuit de la oficina del presidente Maithripala Sirisena. Las fuerzas de seguridad, señaló, “han sido capacitadas en consecuencia para ocuparse de los elementos delictivos en la sociedad y restaurar la normalidad de forma urgente”.

Monjes budistas arrasaron el lunes la localidad montañosa de Kandy, quemando al menos 11 casas y tiendas propiedad de musulmanes, después del supuesto asesinato de un hombre budista a manos de un grupo de musulmanes. La policí­a impuso más tarde un toque de queda en la población.

Laksham Kiriella, legislador de Kandy, dijo en el Parlamento que los ataques fueron “obra de forasteros”.

“Estoy avergonzado como budista y debemos pedir disculpas a los musulmanes”, declaró.

Sri Lanka lleva tiempo dividida entre la mayorí­a cingalesa, en gran parte budistas, y la minorí­a tamil, en la que hay hindúes, musulmanes y cristianos. El paí­s sigue marcado por su guerra civil entre 1983 y 2009, en la que rebeldes tamiles luchaban para crear un paí­s independiente. Aunque la rebelión fue aplastada, en los últimos años la división religiosa se ha hecho más patente y grupos cingaleses estrictos han acusado a los musulmanes de obligar a la gente a convertirse y destruir lugares sagrados para los budistas.

Seguir leyendo