Unión Europea se enfrenta a Trump por salida del pacto nuclear iraní

Manifestación contra Estados Unidos, ayer en Teherán, fuera del edificio donde estuvo la embajada norteamericana en Irán.

El presidente del Consejo Europeo criticó la “caprichosa” actitud del mandatario estadounidense y dijo que el bloque respalda el acuerdo nuclear con Irán. La Unión Europea lanzará hoy el proceso de activación del “estatuto de bloqueo”, que permitirá neutralizar las consecuencias de las sanciones de Washington.


En una poco habitual muestra de unidad, los 28 líderes de la Unión Europea acordaron ayer en Sofía una “posición unitaria” para responder a la “caprichosa” actitud del mandatario estadounidense, Donald Trump, sobre el programa nuclear iraní y el comercio internacional. “Cuando vemos las últimas decisiones del Presidente Trump, podemos decir que con estos amigos no necesitamos enemigos”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a su llegada a la capital búlgara.

Para los analistas, los comentarios de Tusk ponen de manifiesto los roces que han tenido los aliados transatlánticos desde que Trump llegó al poder. Las desavenencias se vieron acrecentadas luego que Estados Unidos anunciara que se retiraba del pacto nuclear con Irán y amenazara a las empresas que mantengan sus negocios con Teherán. El acuerdo firmado en julio de 2015 después de años de negociaciones entre Irán y el grupo 5+1 (Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) permitió congelar el programa nuclear iraní hasta 2025, a cambio de levantar parcialmente las sanciones internacionales contra Irán.

En este escenario, Teherán señaló que permanecerá en el pacto si sus intereses quedaban garantizados. El canciller iraní, Mohamad Yavaz Zarif, inició esta semana una campaña, que lo llevó hasta Bruselas, para conseguir respaldo. Si bien el bloque se lo dio, una fuente europea dijo a la agencia France Presse que la UE reconoce como una preocupación el “programa de misiles balísticos” de Irán, uno de los temores que llevaron a Trump a retirarse del acuerdo.

Una de las primeras medidas que tomará Europa será el lanzamiento hoy del proceso de activación del “estatuto de bloqueo”, que tiene como finalidad neutralizar las consecuencias de cualquier sanción extraterritorial. En el marco de protección de las empresas europeas y en especial las Pymes que acordaron comercialmente con Irán, la Comisión Europea estima ofrecer mayores facilidades a través del Banco Europeo.

Por su parte, el Presidente francés, Emmanuel Macron, descartó la posibilidad de una guerra comercial con Estados Unidos. “No vamos a adoptar sanciones de represalia contra compañías estadounidenses, no tendría sentido”, sostuvo. Mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, señaló que “todos los Estados miembros de la UE siguen apoyando el acuerdo” y añadió que continuarán en conversaciones con Estados Unidos. En la misma línea, la premier británica, Theresa May, acordó mantener el pacto tras un encuentro con Macron y Merkel.

Según explica la agencia Reuters, las empresas se enfrentan a la disyuntiva de comerciar con la mayor economía del mundo o con Irán, arriesgándose a sufrir sanciones y grandes multas, al tiempo que se arriesgan a perder acceso al dominante sistema financiero estadounidense. Así, mientras Teherán recibía el respaldo de Europa, el armador danés Maersk Tankers anunciaba que cesaba sus actividades en el país persa. Una medida similar adoptó el gigante francés Total, que ya advirtió que pondría fin a su proyecto gasístico en Irán, si no obtiene una exención de Washington.

Por otro lado, Rusia -que ha surgido como el gran mediador, especialmente entre la tensión entre Israel y Teherán- se está acercando hacia Irán. La Unión Económica Euroasiática, encabezada por Moscú, firmó ayer en Astaná un acuerdo preliminar con la república islámica. El objetivo es crear finalmente una zona de libre comercio reduciendo a partir de este momento los aranceles sobre ciertos productos durante tres años.

China no se quedó atrás y también ha desafiado a Washington. Así, frente a la probable retirada de la francesa Total, el gigante CNPC podría llevar adelante el proyecto de US$ 4,8 mil millones. El viernes pasado se anunció el lanzamiento de un servicio de tren desde Bayannur hasta Irán, que demorará 15 días en el viaje.

Seguir leyendo