Alberto Escobar, gerente de Estudios del Automóvil Club de Chile: “Muchos conductores en el país son analfabetos viales”

Autor: O. Fernández

El experto apunta que la mala conducción se debe al desconocimiento de las normas del tránsito y a pocas habilidades. Por ello, ve como positiva la instalación de fotorradares.


Contrario a lo que se piensa, el Automóvil Club de Chile, una de las empresas más antiguas del país que realiza formación de los futuros pilotos, está de acuerdo con las nuevas regulaciones que se quieren aplicar a los conductores para reducir los accidentes de tránsito. El gerente de estudios de la compañía, Alberto Escobar, afirma que no le llama la atención la alta siniestralidad, pues considera que gran parte de los choferes son “analfabetos viales”, pues desconocen la Ley de Tránsito y no tienen habilidades en terreno.

¿Cuál es el análisis que hacen como sector sobre las estadísticas de accidentes?

Hay que sincerar las cifras. Es importante que la ciudadanía sepa que tenemos un problema de peligrosidad vial. La gente cree que es buena conduciendo, que tiene autos seguros y una buena infraestructura, pero no es así. Vemos que el exceso de velocidad se transforma en un eje clave para entender el incremento de los accidentes. Circular sin respetar los límites lleva a que se magnifique todo: si alguien está distraído cuando maneja es aún más peligroso. Estamos frente a un factor que no estamos tomando en cuenta.

¿Cree que debe implementarse una red de fotorradares entonces? Algunos conductores dicen que están “hiperfiscalizados”.

Se deben implementar los fotorradares y el control electrónico. Se nos está yendo de las manos el exceso de velocidad, como en algún momento sucedió con el consumo de alcohol. También soy partidario de que se puedan usar las cámaras de las autopistas para medir a cuántos a kilómetros por hora se circula y sancionar a los infractores.

¿Cuál es la justificación de las personas para circular a gran velocidad?

Cuando consultamos por qué andan tan rápido, dicen que están muy apurados o bien que pierden la percepción de la velocidad a la que circulan. Pienso que todo esto se da debido a que hay poca fiscalización y por eso surge la figura de los fotorradares muy fuerte. Pienso que muchos conductores en el país son analfabetos viales y no tienen habilidades. Esto sucede porque aprendieron a manejar con sus padres, lo que llevó a que no conocieran los libros técnicos y actualizados.

¿De qué manera operan los fotorradares en otros países?

En México, la política en esa línea es exitosa, siendo una ciudad grande y con altos problemas de seguridad. También existen en Argentina y Brasil. En esos lugares los fotorradares se instalan para sacar infracciones, pero también se ha observado que las personas comienzan a circular más lento, pues se cuidan cuando pasan por los puntos de alto control definidos claramente.

Usted ha señalado que hay poca fiscalización, pero se ve bastante control en las carreteras.

Es imposible que se pueda fiscalizar masivamente con los altos flujos de automóviles existentes. Los carabineros alcanzan a detener a uno de cada 10 vehículos para chequear, por lo que se debe tecnologizar el sistema. La vigilancia se debe hacer mediante cámaras, porque, además, se produce un efecto de justicia, porque hay equidad en la fiscalización.

¿Por qué en los primeros reportes de accidentes (a partir de 1972) ya existía una alta siniestralidad, situación que se ha perpetuado en el tiempo?

Los vehículos fallaban mucho en cuanto a frenos, neumáticos y amortiguadores en esa época. También tenían un diseño peligroso y, además, no se utilizaban medidas de seguridad como sillas de niños, cinturones o bolsas de aire (airbags). A esto se suma un déficit de infraestructura en esos años, caminos de mala calidad y bidireccionales estrechos. Las carreteras no eran concesionadas, por lo que su estándar era más bajo. Recordemos que tampoco existía una formalización de la conducción a través de cursos, lo que llevaba a que las personas no tuvieran preparación, como tampoco los peatones, ante la cantidad de automóviles crecientes en las calles. En todo caso, quiero mencionar que hoy existen malas conductas, como cruzar la luz cuando está en rojo. Es utilizada como un disco ‘Ceda el Paso’. Pero eso queda impune, no es controlado.

Seguir leyendo