Un asalto, una bomba y tráfico de armas: el rol de “El Profesor” en casos emblemáticos

Álex Smith relató a La Tercera haber realizado pesquisas por el atentado a Óscar Landerretche, el ingreso de armas desde Argentina, el “robo del siglo” y la quema de iglesias.


Esta ha sido una semana compleja para Álex Smith, quien es indagado por la fiscalía junto a efectivos de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UOIE) de Carabineros de Temuco y el Labocar, por la presunta manipulación de evidencia en informes de inteligencia en la Operación Huracán. El lunes fue formalizado por obstrucción a la investigación y falsificación de instrumento público en la indagatoria que lleva adelante la Fiscalía de Los Ríos (Huracán II).

En esa audiencia indicaron que el software que dice haber creado para georreferencias celulares, llamado Tubicación, “no existió” y apuntaron a que parte de sus títulos eran falsos.

También se ha cuestionado el funcionamiento de su aplicación “Antorcha”, con la que habría logrado obtener supuestas conversaciones de aplicaciones de mensajería entre comuneros vinculados a atentados en La Araucanía. Pero esos no fueron los únicos casos en que participó. Smith, en conversación con La Tercera, detalló cuál fue su rol en casos emblemáticas como el atentado a Óscar Landerretche, el “robo del siglo”, la quema de iglesias y la presunta internación de armas desde Argentina.

Bomba enviada a Landerretche

El 13 de enero de 2017, el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, estaba en su casa cuando recibió un paquete que contenía un artefacto explosivo que lo dejó herido tras activarse al ser abierto. Fue internado y la investigación quedó en manos de la Fiscalía Sur. A poco andar de las indagatorias se determinó que el envío había sido realizado desde una oficina de Chilexpress ubicada en San Joaquín y que había un grupo denominado “ecoterrorista” que se adjudicó el atentado.

Fue en ese contexto que Smith habría participado en las pesquisas junto a Carabineros. “Yo partí en el caso Landerretche con un simple seguimiento de personas que habían posteado estas publicaciones. Técnicamente, de dónde salió esa publicación y los meta datos que contenían las fotos de la confirmación y adjudicación del atentado. Hubo seguimiento en las redes sociales, fuimos averiguando nombres, correos, y nació la necesidad de ver lo que conversaban las personas”, manifestó “El Profesor”.

Sobre de quién fue la idea de que se sumara a la investigación del atentado, Smith manifestó que “esto no fue idea mía, lo solicitaron los mandos. El mando directo mío era el capitán (Leonardo) Osses (perteneciente a la Unidad de Inteligencia ubicada en La Araucanía). Él me llevó, le gustó la pega que estaba haciendo, porque realizaba investigaciones relativamente rápidas. Y eran simples, buscar quién publicó, dónde fue”. Agregó que “al sábado siguiente del atentado me mandaron a Santiago, a monitorear una página donde había publicado ‘Horda Salvaje el Bosque’, y llegamos a una adjudicación IP, la ubicación donde fue publicado”. Incluso, indicó que se habría logrado detectar un sospechoso del ataque a Landerretche: “Después llegamos a un nombre, de una persona, principalmente sospechosa, que esta en la carpeta y es un civil”.

Al ser consultada la Fiscalía Sur respecto de estos antecedentes, declinaron referirse al tema.

 

El robo de $ 15 mil millones

El 18 de septiembre del año pasado, mientras se celebraban las Fiestas Patrias, un grupo de entre seis y siete sujetos, a rostro cubierto, lograron ingresar a una empresa de transporte de valores en la comuna de Independencia y sustraer $ 15.800 millones. El conocido como “nuevo robo del siglo”, que superaba al registrado en 2014 en el aeropuerto de Santiago, quedó en manos de la Fiscalía Centro Norte. De acuerdo a los antecedentes de la policía, el hecho ocurrió cuando uno de los guardias del lugar salió a comprar cigarrillos, momento en que fue abordado por los encapuchados. Al interior del lugar, los trabajadores fueron esposados y dejados en una de las oficinas de la empresa. Tres horas más tarde lograron escapar.

De acuerdo a la versión entregada por Smith, “en el robo del siglo (2017) ahí (la técnica utilizada) fue posicionamiento de equipos telefónicos en el sitio del suceso. Determinar qué números de teléfonos o SIM card en ese lugar (a través de tubicación.cl) había en septiembre”.

Posteriormente, “El Profesor” manifiesta que gracias a ese análisis “se ubicaron ocho números telefónicos, se buscaron fuentes abiertas, si tenían Facebook, redes sociales, con la finalidad de buscar más datos de ellos. Se consultaba a las compañías de quiénes eran los números, el tráfico de las antenas; siempre hacíamos lo mismo. Entregar el máximo de materia prima a Carabineros.

No sé qué hicieron, hasta ahí llegábamos nosotros nomás, tengo entendido que detuvieron a algunas personas”. El 9 de noviembre, tras un operativo realizado por Carabineros, se allanó casi una decena de inmuebles en varias comuna de la capital. Se encontró dinero, armas y fueron detenidas tres personas, las que no tendrían vinculación con el millonario atraco ocurrido en calle Independencia.

Desde la Fiscalía Centro Norte indicaron que en la investigación no hay ningún antecedente vinculado a Smith ni tampoco a las aplicaciones o sistemas que dice haber desarrollado.

 

Quema de iglesias en el sur

El ingeniero Álex Smith también tuvo un rol, de acuerdo a su versión, en las labores de inteligencia realizadas a raíz de los ataques ocurridos a iglesias en la IX Región. Al ser consultado sobre qué casos siguió tras su intervención en la investigación de la bomba enviada a Óscar Landerretche, dijo que siguió “con múltiples ataques que hubo en marzo, unas quemas de iglesias. A mí me tocaba monitorear a todas estas organizaciones (Weichan Auka Mapu, Órgano de Resistencia de Malleco), a través de Werken.cl y otras páginas donde subían publicaciones y fotos”.

Sobre la labor que cumplía para la Unidad de Inteligencia de Carabineros, señaló que “mi función era ver si la foto era real, desde qué cámara fue sacada, si había un metadato o de un teléfono.

Quién era el que la subió, a qué hora la subió, todo dato importante para una investigación. En un momento se me solicitó si podría intervenir, primero ver los correos de las personas. Empezamos a hacer técnicas de phishing, usamos una plataforma muy conocida. Le enviábamos una imagen a través de un link, para que la persona lo abriera, para ver las claves de Facebook, Hotmail, Gmail, Instagram, con cebos informáticos; no todos caían. En estos cebos caían chilenos y mapuches, a los que nos pedían que investigáramos, mi capitán me decía a mí, yo no sé quién le decía a él, porque -es bien militar la cosa- él manifestaba ‘hay que enviarle a esta persona’. Ellos obtenían las claves y revisaban qué material teníamos. Pero esa no era mi función, solamente lo mío era que el usuario cayera en esta trampa y llegamos a la necesidad de crear una plataforma para ver las conversaciones de WhatsApp a los que nos pedían intervenir”.

Él explicó que así se comenzó a fraguar su supuesta aplicación que está siendo cuestionada. “Empezamos con pruebas en más de cien celulares, hasta que encontramos alguna ventanita y pudimos extraer algunas conversaciones, y ahí nació, desde julio hasta diciembre, el perfeccionamiento de ‘Antorcha’”, dijo.

Operaciones Andes I y II

Una de las últimas indagatorias vinculadas a la Operación Huracán es la referente a la posible internación de armamento desde Argentina a Chile. Este posible tráfico de armas es indagado desde 2012 por el fiscal de Rancagua, Sergio Moya.

Smith manifestó que realizó labores de inteligencia relacionadas con el seguimiento al ex mirista Jorge Salazar Oporto, que es buscado en Argentina como presunto autor del crimen de un policía.
“En la Operación Andes I (octubre del año pasado) había información de que se traerían armas desde Argentina, por informantes de fuente abierta que trabajan con inteligencia y se llegó a algunos nombres. Se empezó a investigar, también con cebos, y se aplicó “Antorcha”. Algunos no pudimos interceptarlos, otros sí, de la zona sur, Osorno y de Argentina, Bariloche. Eran armas donde hablaban de milímetros (calibre del arma). Yo no entendía mucho y a mí no me mostraban, mi función era pincharlos”, señaló “El Profesor”.

Pero esa no fue la única intervención en este caso, porque el ingeniero también relató que hubo una segunda parte de las pesquisas referentes al supuesto tráfico de armamento.

“En la Operación Andes II (diciembre de 2017 ) se supo que otra vez iban a traer armas, hablaban de seis u ocho pistolas, traerlas a Chile por pasos ilegales, y querían detenerlos in fraganti.

Desconozco las técnicas que se utilizaron. (En el caso) donde se estaba investigando a Jorge Salazar Oporto, eran tres los teléfonos pinchados, los chilenos estaban con orden judicial de un magistrado que dio una orden de 90 días hacia adelante y hacia atrás para intervenir cualquier tipo de almacenamiento informático , telefónico, todo en el marco de la Ley de Inteligencia”.

Según trascendió, Carabineros envió un grupo de efectivos a Argentina para analizar los lugares donde indicaba que estaban los sospechosos. Sin embargo, no hubo resultados positivos al contrastar la información que habría sido obtenida por las aplicaciones desarrolladas por Smith.

Seguir leyendo