Caval: Ex director de Obras es condenado por cohecho

Autor: La Tercera

Jorge Silva deberá cumplir con 818 días de presidio con el beneficio de la remisión condicional de la pena.


El Juzgado de Garantía de Rancagua condenó al arquitecto y ex director de Obras de la Municipalidad de Machalí, Jorge Silva, a 818 días de presidio con el beneficio de la remisión condicional de la pena por el delito reiterado de cohecho en el caso Caval.

La multa inicial de $55.030.792, equivalente a 1.170 UTM que solicitaba el Ministerio Público, fue sustituida por la prestación de servicios en beneficio de la comunidad, regulándose en ocho horas por cada tercio de UTM. Además, el tribunal reconoció como abonados los 487 días que cumplió con reclusión domiciliaria nocturna. El segundo condenado en el caso Caval deberá cumplir la pena de tres años y un día de inhabilitación absoluta para cargos u oficios públicos temporales.

En la audiencia, el Ministerio Público sostuvo que el ex director de Obras de Machalí recibió pagos por $ 55 millones de parte del ex operador político de la UDI y gestor inmobiliario Juan Díaz (primer condenado en el caso), para que en 2012 “tramitara” el cambio de uso de suelo de los predios Santa Cecilia, San Diego y Santa Elena, tierras que serían compradas por la empresa Caval, firma en que son socios Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta Bachelet, y Mauricio Valero.

El abogado de Jorge Silva y su esposa -Marisol Navarrete, Manuel Ibarra, cuestionó el actuar de la fiscalía ya que, a su juicio, “se dedicó solamente a buscar los elementos que posiblemente los podían inculpar. Si ustedes revisan toda la investigación, no hay ningún antecedente que diga que Jorge Silva o la señora Marisol recibieron dineros para cometer el ilícito de cohecho o para modificar el plan regulador intercomunal”, afirmó. El defensor reiteró que el dinero recibido por Juan Díaz correspondía a trabajos profesionales, pero que optaron por el procedimiento abreviado debido a la precaria situación económica del ex funcionario municipal.

Seguir leyendo