Cerca de 20 mil escolares adelantan el ingreso a clases

Aunque el inicio oficial de los colegios es el próximo lunes 5 de marzo, entre hoy y este martes 36 establecimientos de Santiago ya comenzaron sus actividades.


Este lunes se acabó el relax veraniego para 11.274 escolares de la Región Metropolitana, quienes comenzaron las clases en sus respectivos colegios una semana antes del calendario oficial fijado por el Ministerio de Educación.

Los 18 colegios (14 particulares subvencionados y cuatro particulares pagados) decidieron adelantar sus actividades, misma decisión que se tomó en otros 18 establecimientos que este martes siguen sus pasos, sumando así 8.119 alumnos más que dejaron las vacaciones para vestir de uniforme.

Uno de los establecimientos que hoy inició el año académico es el Colegio Internacional SEK, de Las Condes.

El director del plantel, José Ignacio Fito, sostuvo que anticipar las clases es algo común para sus alumnos, y se hace para tener un proceso de entrada más paulatino con los estudiantes.

“Esto nos permite tener un tiempo de inducción y nivelación más pausado antes del inicio del curso, con las programaciones de cada una de las materias, porque siempre tenemos alumnos que vienen de otros centros educativos o extranjeros que requieren la nivelación”, dijo.

Otra de las razones que manifestó el director del colegio SEK es poder contar con el total de días de clases.

“En general, el ministerio nos obliga a todos los colegios a tener un mínimo de días lectivos (clases) en el año, pero uno sabe que los días lectivos, entre ensayo de festivales de final de curso y otros, disminuyen; por eso, esto nos permite compensarlo”, agregó.

Para poder hacer más llevadero el inicio de clases, hoy, en las afueras del colegio, había grandes globos marcando el año 2018, hasta donde llegaban los niños junto a sus padres, a eso de las 16.30 horas, luego de haber terminado su primera jornada de clases, para sacarse fotos.

Obviamente, no todos estaban tan contentos con el fin de las vacaciones. Una de ellas era Emma Krobth, quien manifestó que le cortó su tiempo libre. “Puedo ver a mis compañeros antes, pero no me gusta, porque mis otras amigas entran en marzo al colegio, entonces no puedo jugar más con ellas”, contó la alumna de 4° básico.

La visión de Emma es compartida por una de las apoderadas, Sindy Candia, quien hoy vivió el primer día de clases de su hijo de cuatro años, Andrei Timofeev, quien ingresó a prekínder.

“Me gustaría que tuvieran más tiempo para descansar, ya que la jornada escolar comienza tan temprano, pero son las reglas del juego, así que nada que hacer. Si bien no me costó levantarlo, igual tiene sueño, tampoco creo que sirva mucho para nivelar”, sostuvo Sindy Candia.

La visión está dividida entre padres y apoderados. Mientras algunos quisieran que sus hijos tengan más tiempo libre, otro grupo apoya el regreso en febrero, como el caso de Susana González, mamá de Fernanda, que al igual que Andrei vivía su primer día en prekínder. “Esto es bueno, sobretodo para los cursos más chicos, porque empiezan a adecuarse al colegio, pero igual se hace complicado, porque la mayoría de la gente todavía está en modo vacaciones”, afirmó.

¿Qué tan beneficioso es ingresar antes a clases? Para el director del Centro para la Transformación Educativa (Centre) de la U. Católica, Ernesto Treviño, no existe un gran cambio. “El adelantamiento de las clase no debería tener ninguna implicancia o impacto en los niños y en términos pedagógicos no trae grandes cambios, lo que sí puede tener impacto es en la vida familiar, por el cambio de hábitos”, afirmó Treviño.

Teresa Izquierdo, psicóloga y directora del programa “Aprender en familia”, de la Fundación CAP, comparte que las modificaciones son a nivel familiar, por lo que “si bien no afecta en nada al niño, esto sí trae cambios en la organización de las familias. Por eso, lo más importante es que el sistema educativo entero se organice de una manera que permita privilegiar la calidad de vida”, afirmó Izquierdo.

Si bien es sólo una semana de adelanto de ingreso, la psicóloga afirmó que la preparación de dormir antes para levantarse más temprano se debe hacer con dos semanas de anticipación, para volver a los hábitos normales.

Al terminar febrero serán 275.409 los escolares que ingresarán a clases antes de la fecha oficial, por lo que muchos de ellos y sus padres deberán seguir estos consejos.

Seguir leyendo