Consulta por torres en plaza Egaña convocó a 1.100 vecinos

Autor: Ximena Bertin

Recolección de observaciones ciudadanas del martes 17 de abril, a la salida del Metro Plaza Egaña. Foto: Carmen Arévalo

Sus observaciones buscan que el proyecto de cuatro torres al que llaman “gueto vertical” se reformule mediante un estudio de impacto ambiental.


La medianoche de este jueves finalizó el periodo de 20 días hábiles de participación ciudadana que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) autorizó para que los vecinos ingresaran sus observaciones sobre el proyecto Egaña de la inmobiliaria Fundamenta . Se ingresaron 1.100 formularios en total (uno por vecino, con una o más observaciones) del cual 112 fueron on line y 988 en papel, tras una campaña levantada por los propios vecinos organizados bajo el lema “No al megaproyecto Plaza Egaña, exigimos un Estudio de Impacto Ambiental”. Ahora la compañía deberá responder cada una de las observaciones, y en base a eso, el SEA analizará la posibilidad de exigir un Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

“Nos juntamos en las plazas, en la salida del metro, en varios puntos para que la gente participara y quedó demostrado que hay mucha cohesión contra este gueto vertical que se quiere construir. Pero con la participación tenemos la posibilidad de que el SEA obligue a la inmobiliaria a hacer un EIA, a eso apuntamos” planteó Carmen Arévalo, coordinadora de la Unidad Vecinal N°22 de Ñuñoa.

Las observaciones de los vecinos acusan falta de medidas de mitigación adecuadas y suficientes para enfrentar el impacto que tendrá en el entorno la construcción y funcionamiento del proyecto inmobiliario proyectado en la esquina de Irarrázaval con Américo Vespucio, frente al mall Plaza Egaña. “Este proyecto evidentemente genera una serie de dudas razonables respecto de cómo va a impactar ambientalmente dada su magnitud”, sostiene el alcalde de Ñuñoa, Andrés Zarhi. Sobre una eventual reformulación precisó que “si bien este tiene un anteproyecto aprobado aún vigente, ello no faculta el inicio de obras en tanto no sea aprobado medioambientalmente por el SEA”.

Las cuatro torres de 30 pisos de altura proyectadas incluyen 1.828 departamentos y 2.141 estacionamientos, inyectando una población de 4.299 personas en un barrio que, según los vecinos, ya estaría colapsado por otras obras en el sector. Congestión vehicular, generación de sombra y colapso de servicios básicos son las principales preocupaciones, compartidas por los vecinos colindantes de La Reina. “Como vecinos tenemos derecho a un desarrollo sustentable, a escala humana. Por eso exigimos que se hagan las modificaciones necesarias, y una intervención más clara de la autoridad sobre qué tipo de desarrollo se está permitiendo. No queremos más guetos” advierte Rosa Flores, dirigente del Comité Comunal Ambiental de La Reina.

Alfredo Palomino, gerente de Arquitectura de Inmobiliaria Fundamenta, descartó que el proyecto sea asimilable técnicamente a un gueto, y valoró el proceso de participación, pese a que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) con la cual se ingresó el proyecto, no la incluía. Sobre la posibilidad de un EIA, Palominos agregó que “todos los estudios con expertos independientes han descartado que existan las condiciones necesarias para tener que presentar un EIA. Se han efectuado estudios en ámbitos como arqueología, emisiones, vialidad, medio humano, entre muchos otros, los que midieron los efectos del proyecto en sus diferentes etapas y se ha determinado, desde una óptica técnica y jurídica, que corresponde ser evaluado con una DIA”.

#Tags


Seguir leyendo