Denunciante de Barros: obispo que indaga acusaciones llegará en febrero

Autor: Carlos Reyes

Juan Barros (a la izquierda) junto al Papa Francisco (sentado), durante la misa que el Pontífice ofició en Temuco, en enero pasado. Foto. Aton

Juan Carlos Cruz, quien fue víctima de Karadima, dijo que lo contactaron para dar su testimonio entre los días 20 y 21: “Me ofrecieron esos días, son los que estará en Chile”. Se entrevistará con el sacerdote por Skype al no poder viajar al país. Ayer se dio a conocer una carta de Cruz entregada al Papa en 2015 en que relataba las acusaciones.


Hace una semana se conoció que el Papa Francisco pidió a Charles Scicluna, arzobispo de Malta y especialista en indagar casos de abusos cometidos por sacerdotes, se desplazara a Chile para reunir antecedentes sobre las denuncias respecto del obispo de Osorno, Juan Barros.

Ayer, Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de Fernando Karadima y quien acusa a Barros de ser encubridor de dichos abusos, informó que fue contactado por la Nunciatura Apostólica para que prestara declaración ante Scicluna el 20 o 21 de febrero. “Me llamaron y me dijeron que testificara. Les dije que no iba a ir a Chile porque no puedo y me indicaron que podía hacerlo por Skype desde una parroquia en Filadelfia”. Agregó que él no pudo definir la hora ni la fecha de la cita, porque “ellos me ofrecieron esos días, que son los que estará este monseñor (Scicluna) en Chile”.

La decisión de Francisco de nombrar al obispo de Malta se produjo tras su visita a Chile y sus declaraciones sobre el obispo de Osorno.

Sobre el trabajo de Scicluna, Cruz se mostró optimista en que se obtengan buenos resultados, aunque mostró algo de preocupación. “Tengo esperanza, siempre que nos han llamado para testificar, hemos estado dispuestos”, dijo.

Sus declaraciones las realizó horas más tarde de que la agencia de noticias Associated Press (AP) diera a conocer una carta elaborada por él y que fue enviada y entregada a Francisco en agosto de 2015.

Según el artículo, los hechos se dieron en marzo de 2015 cuando Cruz conoció a Marie Collins, integrante de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores del Vaticano. En ese contexto, el denunciante de Karadima le dio la misiva y ella “se ofreció para entregar esta carta al cardenal Sean O’Malley, que a su vez se la pasó en sus manos al Papa, lo que fue confirmado a Marie y, posteriomente, a mí en un llamado”, recordó Cruz.

Explicó que la misiva fue remitida después de diversos intentos que realizó ante el nuncio apostólico, Ivo Scapolo.

En la carta -a la cual La Tercera también tuvo acceso- Cruz relata los abusos de Karadima y el eventual rol que tendría Juan Barros.

Cruz también adjuntó el documento que le hizo llegar a Scapolo en febrero de ese año. En la misiva señaló que “quiero que esta sea una denuncia o testimonio formal”.

Sobre estos hechos, Cruz declaró que “creo que el Papa está contra la espada y la pared, porque los medios han puesto una luz sobre este caso y han comenzado a salir las intrigas y mentiras que han cometido”.

Reacciones

Juan Pablo Hermosilla, abogado de los tres denunciantes de Karadima, declaró que “yo me sorprendí cuando él (Papa) dijo en Chile que no tenía ninguna información sobre esto y que nadie se había acercado (…). Lo que dijo en Santiago o arriba del avión de que nunca recibió información de que vinculara a Barros a nada, eso no es cierto”.

La comunidad de Osorno también se refirió a la carta. “Francisco tuvo toda la información, sabía lo que estaba arriesgando a la diócesis de Osorno y eso es lo más triste”, dijo Juan Carlos Claret, vocero de los laicos de la ciudad.

Sobre el trabajo de Scicluna, dijo que “necesitamos señales concretas de la Santa Sede de que este proceso será autónomo, independiente, transparente”.

La Tercera se intentó comunicar con el Arzobispado de Santiago y la Conferencia Episcopal, ambos respondieron que no se referirían al tema.

Seguir leyendo