Desbaratan banda dedicada al tráfico de armas desde EE.UU.

PDI exhibe las armas incautadas a la banda. Foto: Andrés Pérez

Familia proveía de armamento y municiones a narcos y asaltantes de Santiago y Valparaíso. Es la primera vez que la PDI detecta esta modalidad.


Tres pistolas al interior de un mismo número de reproductores DVD’s fueron la alerta que desencadenó la investigación que dio con la primera banda dedicada al tráfico de armas desde Estados Unidos, con el objetivo de proveer de armamento a grupos delictuales de las regiones Metropolitana y de Valparaíso.

El hallazgo fue detectado por el Servicio Nacional de Aduanas al interior de una encomienda procedente de Norteamérica. Esta alerta inició el despliegue de la Brigada Investigadora del Crimen Organizado (Brico) de la Policía de Investigaciones (PDI) y la Fiscalía Metropolitana Occidente, quienes en cuatro meses lograron desbaratar al grupo en la denominada “Operación Houston”, en la cual fueron incautados 3 envíos con 18 armas de fuego, más de mil municiones, accesorios para pistolas y 8 vehículos de lujo.

¿Quiénes son los responsables de este inédito delito? Una banda de Maipú que estaría liderada por la familia Pavez Becerra, conocidos como “Los Pachucos”. El grupo operaba desde los 90, en el sector La Farfana. Los imputados Iván del Carmen Pavez Martínez y sus hijos, Mauricio Osvaldo e Iván Esteban Pavez Becerra, poseen antecedentes por delitos como robo y homicidio.

La mañana del domingo la PDI realizó 14 allanamientos, logrando capturar a 17 personas, de las cuales 12 fueron formalizadas por tráfico de armas, asociación ilícita y lavado de activos.

Según los datos entregados por la PDI, pese a ser reconocidos en el ambiente policial por delitos comunes, al menos en 2015 la banda decidió ampliar el “rubro”. Es así como Mauricio Pavez, el presunto líder del grupo, se trasladó a Houston, Texas, para aprovechar el fácil acceso a las armas que permite esta zona de EE.UU. Desde allí comenzó el envío de encomiendas a Chile, donde Pavez habría ocultado las armas al interior de dispositivos electrónicos y a través de ello lograba burlar los controles.

Según indicaron desde la PDI, la banda adquiría las armas en un precio aproximado de US$ 500 ($ 316 mil), y luego las revendía en el país por al menos $ 1,5 millones. Pese al hallazgo logrado durante este año, no se ha logrado dar con una cifra total de armamento ingresado entre 2015 y 2018.

Entre lo incautado, destacan pistolas Glock, Taurus, Walther y Tanfoglio. En tanto, existen antecedentes de posible ingreso de subfusiles mini Uzi y explosivos C4. Estos últimos, según las escuchas telefónicas, con el objetivo de ser utilizados en robos a bancos.

Según estima la PDI, la alta demanda de armamento desde narcotraficantes y asaltantes llevó al grupo a modificar su modus operandi y optar por nuevos medios de transportes desde Norteamérica. Es así que “Los Pachuco” se asociaron con Fernando Cabrera, un importador de vehículos de Arica, quien les permitió trasladar las armas desde Houston a Miami, para luego embarcarlas al interior de los automóviles y camionetas que se trasladaban a Chile en contenedores vía marítima.

La sofisticación en el proceder de este grupo no solo permitió el cambio de medio de transporte, sino también logró radicar a un chileno en Estados Unidos, dedicado exclusivamente a tratar con cuatro proveedores y facilitar los envíos.

Jean Pierre Allende Sáez, sería el enlace de la banda en este país. Aún permanece allí en calidad de prófugo. Según la fiscalía, existen diligencias del FBI para dar con su paradero. No obstante, estas rindieron sus primeros frutos el miércoles, cuando los policías estadounidenses lograron incautar desde la bodega que el grupo utilizaba en Florida un envío que pretendía transportar a Chile tres pistolas.

El prefecto inspector de la PDI, Iván Villanueva, destacó que el trabajo conjunto entre la policía civil, fiscalía y Aduana: “Es la primera vez que se desarrolla una investigación de esta envergadura de carácter internacional. Es un tremendo riesgo país, que con este trabajo se ha evitado”.

En tanto, el fiscal regional Occidente, José Luis Pérez Calaf, enfatizó en el aprovechamiento que los delincuentes dieron a la apertura que existe en el mercado de armas de EE.UU., lo cual les permitió cometer un delito “inédito en Chile”.

“El delincuente común se está dando cuenta que debe utilizar otras fórmulas. El tráfico aéreo es una novedad absoluta, al igual que el marítimo”, dijo el persecutor.

#Tags


Seguir leyendo