Diligencias limitadas, informes incompletos, archivo del caso sin autorización y críticas de oficiales: así se indagó la primera alerta del fraude en Carabineros

Carabineros
Referencia

En 2011, llegó a manos del fiscal Centro Norte, José Morales, una alerta de posible irregularidades relacionadas con lavado de activos en la policía uniformada. Esta fue archivada por falta de antecedentes, decisión que se basó en información por el principal imputado del fraude, Flavio Echeverría, quien ese entonces era coronel de Finanzas.


El 2 de agosto de 2017, el fiscal Eugenio Campos, quien indaga el fraude en Carabineros, envió al entonces fiscal regional Centro Norte, Andrés Montes un oficio consultándole sobre las condiciones en las cuales se archivó la causa por supuesto lavado de activos en contra de un coronel en retiro de Carabineros, Arnoldo Riveros, en 2011, caso que era indagado por el ex jefe de Alta Complejidad de la zona, José Morales. Actualmente, está formalizado y en prisión preventiva por la millonaria malversación.

El oficial (r) investigado posteriormente apareció mencionado en la investigación por el fraude en Carabineros que lleva el fiscal Campos, donde se le imputa la defraudación de mil millones de pesos. Según explicó Morales, el archivo de la causa se debió a que no existían antecedentes para continuar la investigación, pues quien remitió los datos fue el general (R) Flavio Echeverría, imputado principal en el fraude.

Es por ello que el fiscal Campos abrió una causa por posible obstrucción a la justicia, tras la denuncia hecha por el propio Morales, la cual adjuntó a la causa principal, donde se han realizado distintas diligencias, entre ellas el oficio enviado en agosto a Andrés Montes. En el documento se le preguntó si la causa se archivó conforme al artículo procesal que norma este procedimiento, el cual señala que “si el delito mereciere pena aflictiva, el fiscal deberá someter la decisión sobre archivo provisional a la aprobación del Fiscal Regional”. De ser así, Campos le pidió que informe la fecha de la decisión y se acompañe copia de la resolución del fiscal regional. De no ser así, el persecutor le pidió que se indique quién aprobó tal decisión.

La respuesta del ex fiscal Montes llegó cinco días después, donde se le comunicó que “el fiscal a cargo de la investigación (Morales) emitió su decisión con fecha 28 de diciembre de 2011, sin existir resolución de quien suscribe al efecto (del fiscal regional)”.

Morales, en tanto, cuando archivó la causa, apuntó “archívese y sométase, si corresponde a la aprobación del fiscal regional”.

Declaraciones

El fiscal Morales declaró el 3 de julio de 2017 donde explicó cómo se diligenció la causa, donde encomendó peritajes a la Dipolcar. Allí señaló que “es importante indicar que respecto del informe firmado por Flavio Echeverría más la respuesta de la UAF de que no habían nuevos movimientos de dinero por parte del investigado, motivaron a que se archivara provisionalmente la investigación a la espera de nuevos antecedentes que nos pudiesen llegar de la UAF o de los mismos Carabineros, lo que no llegó”.

Morales agregó que el encargado de la Dipolcar que diligenció la orden de investigar fue el entonces mayor Gonzalo Alveal.

El oficial de Carabineros declaró el 9 de agosto, donde advirtió que “al llegar esa orden en particular, la revisé, me di cuenta que era emanada del fiscal Morales, y por sus características decidió que la diligenciara yo, eran como 8 0 9 diligencias que disponía, y en el párrafo final señalaba que se prohibía realizar cualquier otro tipo de diligencias. Nunca antes me había tocado una orden de investigar con ese párrafo tan prohibitivo (…), se me ataba de manos, y eso me llamó profundamente la atención”. Alveal agregó que quiso reunirse con Morales, pero este no lo quiso recibir.

Según la orden de investigar enviada por Morales al oficial, el 31 de agosto de 2011, se le piden una serie de diligencias, y en los párrafos finales le señala: “queda expresamente prohibida la realización de otras diligencias las exclusivamente necesarias para determinar los puntos detallados”.

En la indagatoria de Campos también se tomó declaración al ex jefe de Inteligencia, entre 2011 y 2012, el general (r) Christian Fuenzalida. El ex alto oficial explicó que no se le informó de esta investigación, y que esa es un decisión del jefe de departamento, sin embargo, advirtió: “las cosas que pasaron en Finanzas (por el fraude), perfectamente se pudieron haber evitado con la finalización de esta investigación como correspondía, y con una participación activa del ente persecutor, me refiero a la fiscalía. Esta investigación tenía medios probatorios suficientes para proceder a una formalización, es más, por lo que recuerdo nunca se realizó ni siquiera un levantamiento patrimonial de los investigados”.

Antes que Fuenzalida fuera el general de Inteligencia, el cargo era de Bruno Villalobos, actual general director de Carabineros. Es por ello que el jefe policial declaró el 2 de noviembre en esta causa, donde sostuvo que “me enteré por los medios de comunicación, este año 2017, que esa denuncia fue investigada por el Ministerio Público, entiendo que la fiscalía Regional Centro Norte, la cual habría encomendado una instrucción particular a Dipolcar”.

Según Villalobos, el coronel (r) Riveros, al ser un oficial en retiro al momento de la investigación, la Dipolcar no debía dar aviso obligatorio a la Dirección de Inteligencia: “no se trataba de un oficial denunciado en servicio activo, no tenía por qué tener conocimiento”.

Seguir leyendo