Ejército crea libro con “lecciones” que dejó el fraude

La institución elaboró un documento con la cronología del caso, calificándolo como “repudiable”. Además, enumeraron las medidas aplicadas para que no se repita.


Son 31 páginas, en las cuales el Ejército explica cómo ocurrió el fraude de $ 5 mil millones al interior de la institución. El relato, que cuenta con una presentación del comandante en jefe, general Humberto Oviedo, se llama Lecciones aprendidas de un fraude.

El texto fue entregado hoy por el general Oviedo al ministro de Defensa, José Antonio Gómez, y hoy será puesto a disposición de la Comisión de Defensa de la Cámara y del contralor Jorge Bermúdez.

En la introducción del libro, el Ejército resume el origen del fraude en 2014 y cómo fueron ocurriendo las irregularidades, mediante facturas adulteradas, para que un grupo de militares y proveedores de la institución sustrajeran fondos de la Ley Reservada del Cobre.

Los hechos son catalogados de “graves”, donde se señala que luego de que “un grupo reducido de militares malversó dinero fiscal, engañando la confianza no sólo de sus camaradas, sino la de todos los chilenos, la institución ha estimado un deber que el país conozca los detalles de cómo y por qué ocurrió este repudiable hecho”. Por lo mismo, dice la institución, ellos denunciaron la malversación.

Estos antecedentes son indagados en dos líneas paralelas: por un lado, la ministra en visita Romy Rutherford y, por otro, la fiscal Centro Norte Ximena Chong, quien ya obtuvo la condena de cuatro ex proveedores del Ejército.

Además, la institución castrense incluyó en el texto las 22 medidas que aplicó tras el fraude. Entre ellas, la eliminación de involucrados en el registro de proveedores, una auditoría externa, la elaboración del manual “Ethos del Ejército”, la creación de un departamento de control a la demanda institucional, modernización de la Tesorería, un nuevo sistema de declaración de patrimonio, entre otros.

Las “lecciones” terminan con consideraciones finales, donde se señala que “ninguna medida reemplazará jamás la integridad y la ética que debe caracterizar a las personas (…). Sin embargo, el Ejército de Chile, consciente de su responsabilidad y de la valiosa confianza que ha heredado producto de su historia, ha sido celoso de hacer cumplir la normativa y las leyes vigentes, tal y como lo ha demostrado frente a los responsables de este caso y en todas aquellas conductas que se distancien de la ética y virtudes que la ciudadanía espera de sus soldados. Ello, independientemente del mea culpa que debió asumir al autodenunciarse”.

El general Oviedo dijo a La Tercera que “el espíritu de esto tiene como fundamento principal generar una información válida, documentada, de cosas que se anunciaron y se ejecutaron. Creemos que es muy importante hacer todos los esfuerzos para seguir llevando esto de manera transparente, de manera rigurosa, y así la ciudadanía se sienta protegida por el Ejército”.

En tanto, el presidente del Consejo para la Transparencia, Marcelo Drago, manifestó que “es un reconocimiento institucional a la ausencia de control que derivó en uno de los fraudes más importantes del país, por lo que es un paso positivo”.

Seguir leyendo