Estudiantes piden legislación para deponer tomas

Alumnas de la U. Católica en la marcha contra “la cultura de la violación”.

Una ley de violencia de género sería el “piso mínimo” para que las alumnas reconsideren las movilizaciones.


Una ley íntegra de género que tipifique la violencia intrafamiliar, el abuso y acoso sexual y que incluya acompañamiento y apoyo psicológico para las víctimas. Esa es una de las peticiones que conforman el “piso mínimo” para que las estudiantes de las más de 17 instituciones de educación superior que hoy están tomadas o en paro reconsideren su postura.

“Hemos estado hablando del piso mínimo que queremos exigir a partir de esta movilización. Queremos que hoy día la legalidad no sea una piedra de tope, sino que nos ayude a denunciar para, al menos, poder visibilizar el tema”, explicó Amanda Mitrovich, vocera de la Coordinadora Feminista Universitaria, una de las agrupaciones que participó en la marcha estudiantil realizada hoy en Santiago y otras regiones del país.

A lo anterior, las estudiantes suman la idea de modificar el currículum escolar y universitario para que la educación sea “feminista y disidente”. “Tenemos que combatir la base de las institucionalidades, porque verdade- ramente, aunque saquen a un rector o un par de profesores acosadores este conflicto no se va a solucionar”, sostuvo Mitrovich.

Manifestación

De acuerdo al registro de Carabineros, unas 25 mil personas asistieron a la marcha “contra la cultura de la violación”, que se extendió desde el Parque Bustamante hasta la calle Echaurren. Sin embargo, los organizadores cifraron la movilización en 150 mil.

Estudiantes universitarias, secundarias y trabajadoras fueron las protagonistas del encuentro y los hombres lo respetaron. Desde la Confech, por ejemplo, decidieron que todas las vocerías estarían a cargo de mujeres.

Uno de los últimos planteles en sumarse a las manifestaciones por acoso sexual fue la U. Católica, pero hoy las alumnas se robaron las miradas. Mientras algunas iban vestidas de monjas, otras que marchaban en topless sacaron aplausos tras dispersar a un grupo de hombres encapuchados que lanzaban piedras.Una de ellas posó también junto a una estatua de Juan Pablo II. Esto desató críticas de José Antonio Kast, quien sostuvo a través de Twitter que “me molesta que el Frente Amplio use a las mujeres para atacar a la Iglesia Católica y ofender a millones de chilenos. Profanar al Papa Juan Pablo II no es una causa de las mujeres, es una provocación política”.

El recorrido de la manifestación terminó con la intervención de la comediante Natalia Valdebenito y distintas voceras del movimiento feminista estudiantil, que criticaron a distintas autoridades del gobierno, como los ministros de Educación, Salud y Mujer. “Tenemos un ministro de Salud que puso protocolos de objeción de conciencia al aborto cuando nosotras decimos que eso no soluciona nada”, dijo Amanda Luna, vocera de Aces.

En la marcha también llamó la atención la presencia de personal femenino de Carabineros. Desde la institución aseguraron que la decisión se tomó porque el encuentro tendría una alta presencia de mujeres, y fuentes internas aseguraron que cerca del 60% de los efectivos desplegados eran mujeres.

Seguir leyendo