Ex alumnos de Colegio San Ignacio respaldan canal de denuncias

La fachada del Colegio San Ignacio El Bosque. Foto: Sebastián Grogca

Dos abogados externos estarán a cargo de recibir antecedentes relacionados con abusos.


Como un “primer buen paso” fue calificado por ex alumnos del San Ignacio la designación, por parte de la Compañía de Jesús, del abogado Waldo Bown para indagar las acusaciones en contra del sacerdote Jaime Guzmán Astaburuaga, así como también de la penalista Joanna Heskia Tornquist, quien verá las denuncias contra otros miembros de la orden religiosa.

“Me parece bien todo gesto que vaya orientado a transparentar la situación y a poder abrir, de forma más expedita, un espacio para que los que hayan sufrido algún tipo de abuso o situación desmedida en el colegio o en otro ámbito. Y que sea a través de una vía que no sea necesariamente la Compañía de Jesús, es bueno, lo hace ser más objetivo y autónomo”, dijo Sebastián Milos.

Él fue uno de los más de 85 ex alumnos del Colegio San Ignacio El Bosque pertenecientes a las generaciones entre 1984 y 1997 que firmaron una carta, que se dio a conocer este miércoles, en la cual exigían que se hiciera público el listado de sacerdotes jesuitas condenados por abusos, indicando la fecha, motivos y la sanción aplicada.

Giorgio Stingo, otro de los firmantes de la misiva, contó que “soy parte de la generación que vivimos la situación con el padre Guzmán. Esta situación no era aislada, era común”.

Al igual que Milos, valoró la decisión de los jesuitas respecto a abrir un canal formal para entregar denuncias. “Que hayan asignado a un abogado es un súper buen primer paso. Hay un reconocimiento, un poco más de conciencia de una situación anómala y que hay que mirar con más detalle”, indicó

Milos, en tanto, agregó que “el que la Compañía reabra este tema es una muy buena señal por parte de ellos, de que se están acogiendo estos nuevos antecedentes y que se está escuchando esta solicitud de un grupo de los ex alumnos del colegio de que hay más casos, de que es importante que se vuelva a abrir este proceso, por si hay abusos más grandes puedan testimoniarlos. Es una buena señal para recuperar el tiempo perdido”.

Una visión que es complementada por Stingo, para quien “estamos viviendo unos días donde están cambiando la visión de este tipo de cosas y como uno no quiere que a un hijo le pasen estas situaciones, mejor reaccionar a quedarnos sentados. Por eso nos juntamos, conversamos el tema, hablamos de hacer la carta y pedir que se hagan responsables todos los involucrados”.

Abogados

Waldo Bown, el abogado que estará a cargo de recibir las denuncias contra Guzmán, declaró a La Tercera que “para mí ésta es una misión honorable y que espero que todas las víctimas y testigos se acerquen a mí con total confianza de mi objetividad y exhaustividad”.

En tanto, la penalista Joanna Heskia, quien recopilará antecedentes sobre otros miembros jesuitas acusados de abusos, indicó que “se aborda un tema de transparencia con esto. Creo que es una cosa inédita en materia eclesiástica que se nombren a laicos expertos en temas de derechos que reciban la denuncia”.

Seguir leyendo