Ex funcionarios del Colegio de Profesores refutan acusaciones tras querella en contra

El ex presidente del organismo, Jaime Gajardo, afirmó que el magisterio "usa chivos expiatorios para justificar la desmovilización a la que han llevado al gremio en un año. Si quieren responsables, que se querellen contra mi persona. Pero usan a los ex mandos medios."


Durante esta jornada, Cecilia Oyarce y Emilio Villegas, ex funcionarios del Colegio de Profesores, emitieron una declaración pública respecto a la querella que presentó el presidente del organismo, Mario Aguilar, por los delitos de estafa y apropiación indebida por un monto de $3.200.000 millones.

La declaración de Oyarce y Villegas es enfática en que no hay pruebas que avalen los dichos de Aguilar, puesto que “la querella por estafa y apropiación indebida, solo indica la realización de una auditoría financiera y contable, la que afirma la existencia de insuficiencias e inconsistencias, las que se imputan, sin nexo explicitado, como de nuestra autoría”.

Según consigna el texto de la querella, con el cambio de directorio se solicitó una auditoría a Acyss Auditores Consultores Ltda. sobre los estados financieros al 31 de diciembre de 2016 y 2015 e Informe de Control Interno de los años 2014, 2015 y 2016, arrojando serias malversaciones y fraudes respecto a la adulteración contable, aumento del activo de la institución, manipulación de registros y asientos contables, y nulo respaldo para los créditos solicitados. 

La querella fue declarada admisible el 4 de enero por el 7º Juzgado de Garantía de Santiago. Sin embargo, el ex presidente del Magisterio, Jaime Gajardo, ha manifestado que las acusaciones de Aguilar son “un chivo expiatorio” y que si hay que demandar a alguien, es a ex líder gremial.

Mientras tanto, los acusados manifestaron en la declaración que “no aceptaremos que se nos utilice en ser parte de las diferencias político-gremiales de la institución y que ejerceremos todas las acciones legales para que se establezca la verdad y para que se nos restituya el grave daño causado a nosotros y nuestras familias. Con la honra de las personas no se juega tan burdamente.”

 

 

 

Seguir leyendo