Excarabinero dejado en libertad en caso armas de Iquique: “Destruyeron mi vida”

El excabo segundo de Carabineros Juan Carlos Farías.

Juan Farías, uno de los tres procesados en “Hurácan III”, confía en que probará su inocencia definitiva.

Tras permanecer casi cinco meses detenido en cuarteles policiales de Tarapacá, el excabo segundo de Carabineros Juan Carlos Farías, quien fue procesado por la desaparición de 28 armas desde dependencias de la 1° Comisaría de Iquique, está libre y, según cuenta él mismo, dedicado a comprobar que “se me imputaron hechos injustos”.

El incidente ocurrió a fines de octubre del año pasado, específicamente en la oficina de la Autoridad Fiscalizadora del recinto policial. Y todavía se mantienen detenidos los exfuncionarios policiales Felipe Machuca y Heinz Gneiser. Tanto ellos como Farías están siendo indagados por los eventuales delitos de hurto y convención ilícita de armas. Farías, quien fue dejado en libertad hace una semana por el fiscal militar Jaime Arriagada, defiende su inocencia ante La Tercera.

“Fueron meses terribles, de mucho impacto sicológico y físico para mi familia. Pasaron muchas cosas, pero gracias a la tenacidad de mi esposa, amigos y abogados de la Fundación Ecuánime, que defiende a carabineros, se va a comprobar mi inocencia”, sostiene.

En este caso, que ha sido denominado Huracán III, se investiga también la supuesta implantación de pruebas, principalmente, mensajes de WhatsApp, entre los procesados, para lo cual se empleó el programa “Antorcha”. Dichos mensajes fueron enviados cuando los excarabineros ya habían sido detenidos y sus teléfonos incautados. En torno a eso, Farías señaló que están a la espera de los resultados de los últimos peritajes realizados por la PDI. Antes de eso, un peritaje encargado por la Fiscalía Militar y realizado por funcionarios de Labocar permitió acreditar que los mensajes enviados desde los celulares habían sido implantados, documento que fue clave para que Farías fuera dejado en libertad.

Otro punto que Farías discute es su relación con la pérdida de las armas: “Nunca trabajé ahí, desde que egresé en el año 2010 de la Escuela de Carabineros estuve destinado a la calle, en Iquique y Alto Hospicio. No sé cómo me llegaron a involucrar, pero todo ha sido muy injusto y doloroso. Vengo de una familia con muchos valores, jamás me habría ensuciado las manos con algo tan básico como armamento. Tengo principios y he luchado contra la delincuencia, jamás me habría puesto al lado de ella. Todos los indicios en la investigación muestran que había un desorden en la Unidad Fiscalizadora”.

El exfuncionario policial relató que su detención le cambió la vida. “Destruyeron mi vida, pero gracias al apoyo de mi familia y amigos estoy parado aquí. Espero que todo se aclare, por el bien de los que fuimos involucrados injustamente y de los carabineros que están en la calle”.

Vínculos

Farías asegura no tener vínculos con los otros dos procesados, aunque con uno de ellos fue compañero de curso en la Escuela de Carabineros, no descartando una vez que se cierre la causa y la arista que investiga el fiscal del Ministerio Público, Carlos Palma, relacionada con la implantación de pruebas falsas por parte de personal de Labocar de Temuco, pueda solicitar su reincorporación a la institución.

“Aún es demasiado pronto para tomar una decisión de ese tipo, debo evaluar el bienestar de mi familia y que con las diligencias que están pendientes en la investigación se constate mi total inocencia. A la institución siempre la voy a amar, es gente que forma parte de las filas de Carabineros con las que estoy muy dolido”.

Farías también presentó una denuncia en contra de los funcionarios de Fuerzas Especiales, que lo habrían agredido y amenazado durante el tiempo que permaneció detenido.

#Tags


Seguir leyendo