Fallecidos que estaban en listas de espera Auge suben a 88

Fiscalía Regional de O’Higgins detectó que estos casos se registraron a nivel nacional.


Hasta diciembre del año pasado, la Fiscalía Regional de O’Higgins había establecido el fallecimiento de 16 personas que se encontraban en lista de espera por Garantías Explícitas en Salud (Auge o GES) en el Hospital de Rancagua, luego de iniciar una investigación por la presunta reducción “artificial” de los listados de atención médica. Sin embargo, en las últimas semanas, y tras una serie de diligencias, la cifra de decesos registrados aumentó a 88 pacientes a nivel nacional.

Las indagatorias del Ministerio Público incluyeron la revisión de las listas de espera de (GES y No GES por parte del fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, quien indaga la supuesta “adulteración” de estas nóminas entre 2012 y 2016, las que debiendo haber recibido atención garantizada fueron sacadas de manera eventualmente fraudulenta del sistema.

El caso de los nuevos fallecimiento detectados fue conocido el martes por parte de la comisión investigadora de la Cámara.
Allí, en sesión secreta, Arias explicó el nuevo registro de los decesos, el cual se hizo luego de analizar un grupo de casos, aleatoriamente a nivel nacional, por lo que el número de personas muertas en listas de espera podría seguir aumentando, según les explicó a los parlamentarios.

El diputado Javier Macaya (UDI), que integró la instancia, dijo que “para nosotros es muy importante el trabajo del Ministerio Público, porque a partir de su labor, con una muestra de casos, uno puede ir proyectando hacia adelante y extrapolando la cifra. La clave de lo que pueda hacer la fiscalía va más allá de lo que haga la comisión, puesto que cuenta con facultades para investigar y determinar la falta de atención”.

Entre las diligencias que ha hecho el fiscal Arias, las cuales también fueron informadas a los diputados en sesión pública, está la incautación de documentos en Fonasa, del Servicio de Salud, donde se requisaron correos electrónicos, y también se solicitó a la Superintendencia de Salud el análisis de las listas GES desde 2012 a 2016.
Fuentes del caso indicaron que esta última petición al organismo fiscalizador es a nivel nacional para detectar los antecedentes que puedan ser similares a lo ocurrido en el Hospital de Rancagua.

Juan Luis Castro (PS), presidente de la comisión investigadora, sostuvo que “hay información parcial que aún no está totalmente procesada, no hay un balance definitivo. Toda persona que muere es grave, pero eso se está investigando. Lo que sí está claro es que hay un desorden que a lo menos tiene que ser indagado”.

Actualmente, la fiscalía indaga posibles delitos de fraude al Fisco, por el pago de bonos, falsificación de instrumento público y cuasidelito de homicidio.

La diputada, también parte de la instancia parlamentaria, Karla Rubilar (independiente) señaló que “lo más grave es cuando puede existir una relación de causalidad entre la espera y el fallecimiento, porque eso significaría que la mala gestión causó la muerte de una persona que pudo haberse salvado. El que se haya sacado pacientes de listas de espera es grave, porque hay una prestación que debió ser prestada, pero cuando a eso le agregamos el fallecimiento, y una posible relación con eso, es más grave todavía”.

La comisión deberá determinar las responsabilidad administrativas y políticas del caso, donde, hasta ahora, se analiza proponer una modificación al sistema de las listas de espera, dado que, según consideran algunos parlamentarios, el proceso pasa por “muchas manos” y no está a cargo de alguien en específico.

Seguir leyendo