Francisco se reúne con “un pequeño grupo de víctimas de abusos”

El vocero del Vaticano, Greg Burke, confirmó anoche que el Pontífice recibió en la Nunciatura a víctimas de abusos. “Él los ha escuchado y ha rezado y llorado con ellos”, dijo.

Poco después de las 9 de la mañana, el Papa Francisco manifestó en La Moneda “el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”. Y alrededor de cinco horas después, antes de dejar la Nunciatura Apostólica rumbo al centro penitenciario femenino, se reunió con un pequeño grupo de víctimas de abusos. Así lo confirmó anoche el director de la sala de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, en un breve encuentro con los periodistas acreditados en la visita papal. Al ser consultado por La Tercera si podía indicar la identidad y el número de las víctimas que fueron recibidas por el Pontífice, señaló que “la respuesta es sólo un pequeño grupo, y no diremos ni edad ni sexo, por respeto a ellos”.

Según Burke, “el encuentro tuvo lugar de forma estrictamente privada y no había nadie más presente, solamente el Papa y las víctimas. De este modo, le han podido contar sus sufrimientos al Papa Francisco y él los ha escuchado y ha rezado y llorado con ellos”. El vocero vaticano no ha querido precisar tampoco a qué casos pertenecían, aunque agregó que el encuentro se extendió por poco más de media hora. Esta es la segunda vez desde el inicio de su pontificado que el Papa se reúne en forma privada con personas abusadas por sacerdotes, la anterior se produjo en Filadelfia, en 2015. “Esto es bien llamativo, porque ni siquiera se reunió con víctimas durante su viaje a México, pese al caso Maciel”, comentó el biógrafo del Papa, Austen Ivereigh.

Al comienzo del encuentro con la prensa, Burke insistió en que las dos palabras que marcaron la jornada del Pontífice fueron “paz” y “perdón”. Además, destacó luego que el pedido de perdón lo haya hecho en su discurso frente a las autoridades civiles, “porque eso lo hace normalmente con los obispos y con los sacerdotes”. Según él, una de las razones de por qué lo hizo en esa oportunidad es porque se trata “de un mal no sólo de la Iglesia, sino de toda la sociedad”. En relación a la presencia del obispo de Osorno, Juan Barros, en los actos de hoy, especialmente en la misa del Parque O’Higgins, el obispo Fernando Ramos, quien acompañó a Burke en el encuentro, dijo que “todo el episcopado había sido invitado y era evidente que tenía que participar”.

Para Ivereigh, una de las razones que explican la importancia que le dio el Papa Francisco al tema de los abusos sexuales durante el primer día es, especialmente, por la fuerza con que el caso Karadima ha golpeado a la sociedad chilena. “Aún está muy presente, parece que fue ayer”, dijo.

Durante la conferencia, que se extendió poco más de 20 minutos, el vocero vaticano destacó que la jornada de ayer fue especialmente intensa y “hubo muchos momentos fuertes, pero un momento especial ha sido el del centro penitenciario femenino”. Además, agregó que “el Papa conoce Chile, el Papa quiere a Chile y el Papa ha redescubierto Chile” durante este viaje.

Al final de la conferencia y al ser consultado por las perspectivas para hoy en Temuco, considerando los últimos hechos de violencia, el obispo Ramos sostuvo que “el Papa conoce muy bien la situación de La Araucanía y él quiso venir a La Araucanía. Sabemos que ha habido hechos de tensión, pero creemos que la presencia del Santo Padre va a ser un respiro, una esperanza”.

Seguir leyendo