Gobierno optaría por realizar nueva licitación del Transantiago

Decisión se debe a que hay demandas por resolver en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia.


Hoy, el Ministerio de Transportes tiene previsto anunciar la decisión de realizar una nueva licitación del Transantiago, con lo que se desecharía el proceso desarrollado por la administración anterior. La convocatoria buscaba la renovación de la flota de buses, se establecían incentivos y sanciones por fallas y se introducía un nuevo esquema de pago a las empresas.

Según fuentes del sector, la determinación se funda en que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) acogió este año las demandas presentadas por las firmas Transanber y Santín y paralizó la convocatoria que estaba a punto de adjudicarse a siete empresas que habían postulado (Metbus, Nextbus, Redbus, Tower Transit, Redbus, STP y Vule). Así, el nuevo gobierno ha evaluado que aunque la justicia determinó que el proceso podía seguir, estas acciones legales aún están pendientes. Por ello, otro fallo adverso afectaría la convocatoria, lo que se quiere evitar.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, anunció que esta semana se tomaría la decisión. En el escenario que se opte por un nuevo proceso de licitación, las ex autoridades que llevaron adelante el concurso el año pasado señalan que sería un problema grave. “Demorarán meses en realizar una nueva licitación. Ello supone que la gente no verá nuevos buses, los que iban a mejorar la calidad de los viajes para las personas”, afirmó Guillermo Muñoz, ex director del Directorio del Transporte Público Metropolitano (DTPM).

El mercado está expectante respecto del anuncio de hoy. Entre los operadores y fabricantes de buses existe consenso de que el gobierno debería tomar en cuenta que acordaron créditos con los bancos para comprar máquinas y, en el caso de las empresas extranjeras postulantes, incluso instalaron oficinas en Chile.

Tony Williamson, director para Chile y Sudamérica de Tower Transit, sostuvo ayer que las inversiones realizadas son altas, pues se presentó una oferta para ganar unidades de negocios que consistía “en la compra de buses. Las fábricas se comprometieron a que estarían listas para producir los autobuses en caso de ser adjudicados”. De esta manera, se incluyeron 60 vehículos eléctricos y 160 máquinas con atributos especiales.

Extensión

De acuerdo a Rodrigo Troncoso, investigador del Instituto Libertad y Desarrollo, la opción del ministerio en este escenario sería que mientras se diseñe una nueva licitación se deberían extender los contratos de las firmas que hoy están a cargo de las zonas de operación: Alsacia, Express, Redbus y STP. Troncoso añade que en el proceso se exigirían “nuevas flotas”. Ello se haría mediante la entrega de recursos por parte del Estado para que puedan adquirirlas.

Pero esta decisión no es compartida por todos. Algunos senadores de la Comisión de Transportes de la Cámara Alta se reunieron ayer con la ministra Hutt para solicitar que se concluya la licitación, de lo contrario, “se ampliarían los contratos a las firmas actuales, es decir, una negociación a puertas cerradas. Esto implica que el Estado pagará altísimos recursos para que ellas puedan seguir a cargo”, dijo Juan Pablo Letelier, presidente de la instancia (PS).

En tanto, el diputado Leopoldo Pérez (RN) sostuvo que el concurso se debe realizar de nuevo: “Siguen existiendo barreras de entrada, como la falta de terminales de buses y aún se investiga si hubo acuerdo entre las empresas para participar. Si se sigue el proceso tal cual está podría ser nuevamente cuestionado”.

Hoy se espera que la ministra Gloria Hutt asista a la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados, donde se le consultará por su decisión.

Seguir leyendo