Goic y posibles renuncias de obispos: “Cada uno es responsable de sus actos”

Autor: Carlos Reyes

Prelado de Rancagua y presidente de la Oficina de Prevención de Abusos, del Episcopado, se reunió con denunciantes del caso maristas.


El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, se refirió hoy a la crisis que vive la Iglesia Católica, tras la carta que el Papa Francisco envió a los obispos chilenos, luego de recibir las conclusiones del informe del Arzobispo de Malta, Charles Scicluna. Este último visitó el país a principios de año, para recopilar información sobre el caso del obispo de Osorno, Juan Barros.

“Sin duda ha sido el dolor más grande de nuestra Iglesia, pero la voluntad de la máxima autoridad de la Iglesia, el Papa, y de nosotros los obispos, es luchar con todas las fuerzas para erradicar este mal. Así que esperamos poder hablar con profunda sinceridad en la persona de Francisco”, sostuvo Goic.

Sus declaraciones las formuló después de la reunión que, en su rol de presidente del Consejo Nacional para la Prevención de Abusos a Menores de Edad, sostuvo hoy con un grupo de denunciantes de presuntos abusos en la Congregación de Hermanos Maristas.

La carta que Francisco envió a los obispos movió las aguas dentro de la Iglesia chilena. Y remarcó las diferencias que sobre el tema Barros tiene la treintena de los prelados.
Consultado respecto de si a raíz de esta crisis es necesario que algunos obispos renuncien, Goic fue enfático en indicar que no puede ponerse en el lugar de otros religiosos. “Cada uno es responsable de sus actos. Y si algunos hermanos consideran que ese es un camino, es responsabilidad de ellos”, señaló.

En relación a la reunión que sostendrán los obispos con Francisco, la que según trascendió se realizaría entre el 14 y el 17 de mayo, el obispo de Rancagua dijo que “sin duda es algo inédito que seamos invitados todos los obispos a raíz de estos hechos, pero detrás de esto yo me quedo con las palabras de San Pablo, que dice que para los que aman a Dios todo concurre al bien. Tengo la certeza y la esperanza cristiana de que este dolor traerá una renovación a nuestra querida Iglesia”.

Reunión con denunciantes

Por cerca de dos horas se extendió hoy la reunión que un grupo de denunciantes de presuntos abusos por parte de miembros de la Congregación de Hermanos Maristas sostuvo con la el Consejo de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal.
A la salida, Jaime Concha, uno de los denunciantes, dijo que “le hemos pedido que aceleren el proceso de investigación canónica que lleva (el sacerdote) David Albornoz, que se entregue prontamente ese informe y que llegué al Vaticano”.

Otro denunciante, Isaac Givovich, declaró que “ellos se comprometieron a llevarle nuestros relatos al Santo Padre en mayo, para contarle todo lo que está sucediendo al interior de los hermanos maristas”.

Santiago Silva

Hoy también se dio a conocer una editorial del presidente de la Conferencia Episcopal, obispo castrense Santiago Silva, publicada en la página web del episcopado.

En la misiva, la autoridad indicó que “como Iglesia en Chile no estamos bien. La crisis se instaló en ella, pero en cuanto Pueblo de Dios, pues no se trata sólo de una crisis del Episcopado”.

Añadió que “tampoco únicamente de la manipulación de conciencia ni de abusos sexuales. Me parece que estas aberraciones son manifestación del núcleo de la crisis: el progresivo deshacimiento -a todo nivel- del tejido discipular y eclesial y, a la vez, la falta de capacidad como Iglesia de dialogar con los nuevos contextos culturales y sus desafíos antropológicos y sociales. No son realidades inconexas. Una afecta a la otra, y ambas configuran la situación crítica de hoy”.

Seguir leyendo