Gonzalo Rojas por gesto del Papa a víctimas de la dictadura: “No incurriré en el error de juzgarlo”

El académico lamentó que el Pontífice no se haya reunido con presos de Punta Peuco. "Me encantaría que todas las personas que tienen dolores puedan ser acogidas por el Papa", expresó.


Mientras esperaba la llegada del Papa Francisco a la Universidad Católica, el académico de esa misma institución, Gonzalo Rojas, abordó la visita del Pontífice y las polémicas que han rodeado su gira por Chile.

En conversación con La Tercera, el historiador expresó que “una cosa que me ha llamado la atención es cómo la difusión de lo que el Papa está diciendo se está centrando en cuestiones que son importantes pero que tienen que ver con el mensaje central y sino las referimos al mensaje central pierden importancia. Los abusos sexuales, violaciones a los derechos humanos, relaciones con la política, con los pueblos originarios, todo eso tiene que ver con el papel del Dios en la historia y por lo tanto con el mensaje central de Jesucristo en la historia que son las bienaventuranzas”.

“Entonces el Papa al hablar de ese tema nos vino a decir algo así como ‘ubíquense, todo lo demás se vincula con esto, tiene importancia porque lo central del mensaje de Jesucristo es que hagamos el bien a los demás, dado que el bien a los demás es hacerle el bien a él’”.

Consultado sobre el mensaje del Papa en Temuco donde recordó a las víctimas de la dictadura militar, Rojas -ex integrante del comando presidencial de José Antonio Kast-, manifestó que “él tiene todo el derecho a hacerlo y yo no soy más que un simple católico. No incurriré en el error que incurren otros de juzgar al Papa. Yo al Papa lo obedezco, trato de seguirlo, de rezar mucho por él, y por lo tanto mis gustos personales no importan nada”.

En esta línea, consultado sobre si el Pontífice debía reunirse con los presos en Punta Peuco -considerando que esta tarde recibirá una carta de familiares de víctimas del régimen militar-, Rojas sostuvo que “me encantaría que todas las personas que tienen dolores puedan ser acogidos por el Papa, pero cómo voy a determinar yo en su agenda qué es lo que es más conveniente”.

“Me habría encantado que con todas las personas que pudieran tener dolores se pudiera reunir (…) hay tantos católicos heridos que si en la agenda del Papa hubieran cabido todos hubiera sido una maravilla, pero entiendo que no quepan todos. Uno tiene que aprender a colocarse en el lugar de otros heridos”, indicó.

Visita de Juan Pablo II: “Chile ha cambiado mucho para mal”

Por otro lado, el académico recordó la visita de Juan Pablo II a esa casa de estudios en 1987: “Chile ha cambiado mucho para mal, la práctica de fe es menor, la humildad del católico para aceptar a su Pontífice es menor”.

“Muchas personas se han manifestado de manera agresiva contra el Papa cosa que no sucedió hace treinta años. Sucedió en el Parque O’Higgins con un grupo muy focalizado, pero no ha habido una campaña preparada como ha habido en estos días para decirle pesadeces por aquí y por allá”, expresó.

“En ese sentido -continuó-, la venida de este Papa es mucho más desafiante para los católicos que hace 30 años en que vivíamos en una cierta comodidad en la fe. El país era mucho más mayoritariamente católico, la tranquilidad para hablar de Dios era mucho mayor”.

Seguir leyendo