Las causas donde aparece Juan Barros

En las investigaciones civiles y canónica sobre el caso Karadima se menciona a l obispo de Osorno, pero no existe ninguna causa específica en su contra.


“Ni en el juicio civil ni en el canónico hubo ninguna prueba. Eso es lo mínimo que cualquier ciudadano puede esperar de la justicia. Si me van a condenar de algo, pruébenlo y que la justicia lo considere válido. Eso, hasta el día de hoy, no ha existido en el caso del obispo Barros. El Papa exigió para un hermano obispo lo que exigimos para todos”, señaló Héctor Vargas, jefe de la diócesis de Temuco.

La opinión del prelado apunta directamente al centro del llamado “tema Barros”: si más allá de declaraciones, rumores, aprensiones, trascendidos y opi- niones existe alguna prueba e investigación concreta respecto del cuestionado obispo y su eventual encubrimiento de las conductas de Karadima. Los denunciantes aseguran que sí hay, en los expedientes ya conocidos sobre Karadima.

Respecto del ex párroco, condenado canónicamente de por vida por abusos sexuales, existen tres investigaciones formales. Una es la eclesiástica, que concluyó con su sanción, en 2011.

Otra fue la indagatoria penal, a cargo de la ministra en visita Jéssica González, que en noviembre de 2011 acreditó la existencia de abusos, pero que estaban prescritos.

En aquel fallo se menciona a Barros dos veces. Una es en el testimonio del religioso Juan Debesa, quien dijo que el ahora obispo apoyó que lo apartaran de los sacerdotes de El Bosque. “Un sábado en la noche estaban Karadima y los entonces seminaristas Andrés Arteaga, Juan Barros y otro que no recuerda, y se le reprochó su conducta por reunirse con personas que ellos no aprobaban”, se indica en el fallo.

La segunda mención está relacionada con la intención y gestiones que hizo Juan Carlos Cruz para ingresar al seminario y que no habrían sido apoyadas por Karadima. “Tampoco supo (el ex párroco) que el actual obispo Barros hubiese enviado al seminario una carta sobre el tema”, se sostiene.

En la indagatoria civil, en tanto, cuyo fallo fue dado a conocer el 16 de marzo de 2017, el ministro de fuero Juan Muñoz Pardo rechazó la demanda presentada por las víctimas del ex párroco de El Bosque, Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamilton, en contra del arzobispo de Santiago.

En este documento, fundamentalmente en las declaraciones de los denunciantes, se menciona en múltiples ocasiones al obispo Juan Barros. Y cuando se le pregunta a Karadima su vínculo con el prelado, el sacerdote dijo que “él era de la Acción Católica e iba a verme a la parroquia y yo fui a verlo a Iquique. Una amistad muy sincera; él me consiguió un viaje a Francia, con el obispo de Louvre, para mis 50 años de sacerdocio”.

A la inversa, cuando se le consulta a Barros sobre la conducta de Karadima, el obispo de Osorno respondió que “yo no presencié los hechos, pero sí la sentencia de la Congregación de la Doctrina de la Fe los tuvo por efectivos y adhiero a eso (…)”.

Respecto de la situación de Barros, la especialista en Derecho Canónico de la U. de los Andes, Anastasía Assimakópulos, explicó que “en el sacramento del orden sagrado en el grado de obispo, el único que puede nombrar, trasladar, remover o aceptar una renuncia es el Papa”.

Seguir leyendo