Proponen siete candidatos para ser los subsecretarios de Justicia y de DD.HH.

Autor: Javiera Matus

Fachada del Ministerio de Justicia, ubicado en calle Morandé.

La abogada a cargo del programa de justicia de Piñera, Fernanda Garcés, sería quien tiene más posibilidades. En DD.HH. se baraja el nombre de Juan Pablo Olmedo, ex presidente del Consejo para la Transparencia.


No es una cartera fácil de conducir. En sus pasillos y oficinas se deben discutir situaciones como las vulneraciones al interior del Servicio Nacional de Menores (Sename), las millonarias pensiones en Gendarmería, los paros en el Registro Civil y las irregularidades detectadas por la Contraloría en la Corporación de Asistencia Judicial. Por esto, el futuro ministro de Justicia de Sebastián Piñera, Hernán Larraín, deberá generar un plan que le permita enfrentar estos y las probables futuras coyunturas.

De esta forma, ya se están estudiando los nombres que podrían ocupar los cargos de subsecretario de Justicia y subsecretario de Derechos Humanos. Estas propuestas, que han sido entregadas por los partidos que componen Chile Vamos y el piñerismo, tendrán que ser analizadas por Larraín, quien volverá de sus vacaciones el 9 de febrero.

Una de las cartas fuertes para el puesto en Justicia es la abogada de la Universidad de Chile Fernanda Garcés, una de las profesionales que María Luisa Brahm reclutó del Instituto Libertad para instalarla en su equipo de asesores del segundo piso de La Moneda en el primer gobierno de Piñera. Juntas redactaron el proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja.

En 2015 hizo un máster en derecho en la Universidad de Harvard y al año siguiente realizó otro en la misma casa de estudio, sobre administración pública.

Hoy trabaja como abogada asociada en el estudio Bofill, Mir & Álvarez Jana. Sin embargo, sigue ocupando un rol relevante en materia de justicia en el círculo de Piñera, siendo quien instruyó a los futuros ministros sobre el funcionamiento del Estado y cómo hacer las declaraciones de patrimonio e intereses. Asimismo, fue la encargada de coordinar el programa de justicia para este nuevo mandato presidencial.

Además de Garcés, también se baraja el nombre de Héctor Mery, asesor legislativo de parlamentarios de la UDI, entre ellos, el senador Hernán Larraín. Además, fue miembro del Consejo Ciudadano de Observadores para el proceso constituyente y, actualmente, se desempeña como abogado integrante en la Corte de Apelaciones de Santiago, cargo que ha ocupado de forma intermitente desde 2012.

Según cercanos a Mery, ya ha recibido ofertas para incorporarse al área de justicia del gobierno, sin embargo, no a un cargo en específico.

El tercer nombre que se ha propuesto en el círculo de Piñera para ocupar el cargo de subsecretario de Justicia es el del abogado de la Fundación Avanza Chile, Juan Francisco Galli, quien trabajó en el primer gobierno de Piñera en los ministerios de Hacienda, Energía, Interior y Defensa. En esta última cartera ocupó el cargo de jefe de gabinete de Rodrigo Hinzpeter.

Los tres abogados fueron consultados por La Tercera, pero declinaron referirse al tema.

En tanto, para subsecretario de Derechos Humanos, el que se nombra con mayor intensidad es el abogado de la Universidad Católica Juan Pablo Olmedo, quien fue el primer presidente del Consejo para la Transparencia en 2008.

También ha sido propuesto el abogado y magíster en derechos humanos en la Universidad de Georgetown, Tomás Henríquez. Actualmente es el director ejecutivo de Comunidad y Justicia, una ONG dedicada a la materia de derechos humanos.

Consultado al respecto, dijo que “sería un honor ser llamado a servir a mi país desde esa posición. Hay mucho por hacer en materia de derechos humanos y es un programa desafiante que ejecutar. Creo que mi experiencia y estudios contribuirían a ello dentro del equipo del Presidente Piñera y el ministro Larraín, si así lo estiman. Pero al menos hasta hoy no he sido contactado sobre este tema”.

Además, se propuso a la profesora de derecho constitucional de la Universidad Católica, Ángela Vivanco, quien señaló que “no he recibido aún un llamado formal ni oferta concreta. Me han dicho que están pensando que a lo mejor soy uno de los nombres, pero me lo tomo con beneficio de inventario”. Agregó que “hace mucho tiempo le dije al Presidente Piñera que me encantaría colaborarle en algo en su gobierno. Es un área que me gusta mucho, porque me he dedicado 30 años al derecho constitucional. Si me llamaran para algo como esto, por supuesto que lo pensaría, además es un honor”.

A ellos se suma el abogado cubano nacionalizado chileno y ex candidato a diputado de Evópoli, Mijail Bonito.

En ese sentido, el presidente de ese conglomerado, Francisco Undurraga, dijo que “el Presidente Piñera sabe cuales son nuestras preferencias. Nosotros ya las conversamos con él y los ministros de cada una de las carteras y están claras, pero este es un trabajo que tiene que tener como resultado no solamente la representación de Evópoli, sino la mejor confección del gabinete en su totalidad, que los subsecretarios hagan equipo con los ministros”.

Seguir leyendo