Quema de camiones en Vilcún: cuatro personas portaban armas y policía halló lienzo alusivo a machi Celestino

Predio tenía medida de protección desde 2014, pero en 2016 fue modificada a rondas periódicas.


“El atentado se efectuó aproximadamente a las 0.50 horas de hoy. Un grupo de ocho personas, todos con rostros cubiertos, ingresó al recinto de la empresa Áridos Mardones, correspondiente al sector de la comunidad Juan Antilao, en la comuna de Vilcún”, informó el fiscal vocero del Ministerio Público en La Araucanía, Roberto Garrido.

Respecto de la dinámica de los hechos, explicó que “estas personas intimidaron al cuidador del recinto, efectuando disparos al aire, y luego procedieron a incendiar un total de 16 vehículos, entre camiones y maquinaria utilizada para la faena forestal. Todos estaban estacionados en ese lugar, los cuales resultaron completamente destruidos producto de la acción del fuego”.

Según describieron algunos testigos, cuatro de los desconocidos portaban armas de fuego y la mayoría iba con bidones con combustible, con los que rociaron las máquinas: nueve camiones tolva, un vehículo aljibe, uno de transporte, dos excavadoras, una motoniveladora y dos cargadores frontales.

A la emergencia concurrieron dos compañías de bomberos, las cuales tardaron poco más de tres horas en apagar los vehículos.

Según los primeros peritajes de la policía, al momento de retirarse los desconocidos desplegaron un lienzo que hacía alusión al único condenado por el homicidio del matrimonio Luchsinger Mackay (en 2013), el machi Celestino Córdova.

La querella presentada por el gobierno asegura que el cartel hallado decía “Fuera las empresas capitalistas del wallmapu, Machi Celestino Córdova a su rewe territorio, y autonomía ORT Matías Catrileo C.A.M.”.

El fiscal Garrido precisó que el cuidador del recinto no resultó con lesiones e informó que el atentado será indagado por el fiscal de la Unidad de Alta Complejidad, Felipe González, quien trabaja con la PDI.

La fiscalía también destacó que, producto de una denuncia por el delito de amenazas, este predio contaba con una medida de protección desde 2014, que consistía en un punto fijo permanente de Carabineros.

Sin embargo, en 2016, “en mérito a los informes de seguridad” de la policía uniformada, la medida había sido modificada por la de “rondas periódicas”. El año pasado, la fiscalía había solicitado “intensificar” estas últimas.

De hecho, se informó que el ataque de hoy se habría concretado justamente después de que Carabineros hiciera la ronda habitual de vigilancia en el sector y luego se retirara.

En la querella presentada por el gobierno se pide que se empadronen los testigos del área y se “recaben todas las imágenes y grabaciones existentes en el lugar”. También se solicita “que se oficie a las compañías telefónicas de celulares, con la finalidad de que se informe al fiscal las antenas telefónicas que operan en los alrededores del sitio del suceso”.

Seguir leyendo