Rafael Caviedes, presidente Asociación de Isapres: “Limitar utilidades perjudicaría la calidad de la salud privada”

Rafael Caviedes, presidente de la Asociación de Isapres. Foto: Andrés Pérez

El representante del gremio afirma que sin un proyecto definido es imposible prever el impacto económico que tendría la reforma para hombres y mujeres.


El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, advierte que no es posible prever el comportamiento del sistema respecto de las eventuales alzas tarifarias que, según el gobierno, tendrían los hombres en el contexto de una reforma, para reducir los elevados pagos que hoy hacen las mujeres.

El gobierno planteó que para reducir la tarifa de las mujeres se deberá subir la de los hombres. ¿Esto es así?

Yo creo que no. Es difícil anticipar cómo va a reaccionar el mercado. No me atrevo a hacer un pronóstico.

Pero las proyecciones que se han hecho ¿no van en esa dirección?

No, porque primero hay que definir el tipo de plan garantizado y el mecanismo de compensación de riesgo que se implementaría. Puede darse el caso de un joven que hoy esté sobreasegurado, con 100% de cobertura en una clínica cara, que probablemente va a pagar menos en un plan de tarifa plana. Eso podría pasar con jóvenes solteros de buena renta.

Entonces no todos los hombres van a pagar más…

Es que uno no puede ser tan categórico. No me gusta la economía de ficción. Hoy no conocemos el producto, el modelo, el mecanismo de compensación de riesgo que se va a emplear ni cuál va a ser el plan garantizado que se va a implementar. Me cuesta ser tan categórico como el Presidente (Piñera) para anunciar cómo va a reaccionar el mercado, porque acá hay competencia, y quizás las isapres van a buscar mecanismos para contener costos y mantener las tarifas para la gente joven. El mercado opera racionalmente.

Pero las autoridades dan por hecho el alza. Y eso ha generado molestia en los afiliados al sistema…

Hay que tener presente que los afiliados que hoy tienen su contrato suscrito no deberían perder sus derechos. Probablemente esta reforma se aplicará a los nuevos contratos, sobre la base de un plan garantizado y un mecanismo que compense riesgos. Esto es algo que deberán ver los juristas, pero entendemos que los afiliados tienen sus derechos garantizados y que no se los puede obligar a cambiarse de sistema.

¿Hay otras alternativas, entonces, para equiparar a las mujeres que no sean subir los precios a los hombres?

Me imagino que sí, deben existir muchas. Una de ellas es determinar un plan garantizado económico, al alcance de todo el mundo, para todo tipo de renta y que se les aplique a los nuevos afiliados. Eso no tendría efecto en los hombres que ya tienen un contrato suscrito.

Se ha dicho que en un escenario de reforma, las isapres podrían obtener mayores utilidades…

Esas son especulaciones muy groseras. Las utilidades se determinan por las políticas comerciales de cada isapre y este es un sistema tremendamente competitivo.

Las autoridades llamaron a las isapres a hacer un esfuerzo, a “apretarse el pantalón”. ¿Cómo lo interpreta?

Cambiar de modelo de aseguramiento, donde hace 38 años el riesgo se evalúa individualmente a otro colectivo, donde se aplanan las tarifas, es un esfuerzo enorme que las isapres están dispuestas a asumir. Hay que cambiar el modelo de cálculo, eso implica riesgos, asumir enormes gastos en diseño, sistemas de control, etc.

También se habló de limitar las utilidades. ¿Es factible?

Creo que no, limitar las utilidades perjudicaría la calidad de la salud privada. Esas serían las consecuencias, porque en ese escenario no podríamos pretender el auge de la tecnología y el desarrollo actual. Las utilidades hoy son de 1.500 pesos mensuales por beneficiario y si se limita eso, se restringiría el desarrollo de la medicina privada.

Seguir leyendo