La Tercera

El suicidio que se transformó en femicidio

El Juzgado de Garantía de Colina prohibió mostrar el rostro del imputado. Foto. Luis Sevilla

El primer antecedente de la muerte de Nicole Casillas fue que habría atentado contra su vida. Tras un vuelco en el caso, su esposo fue formalizado por su muerte.

Eran alrededor de las siete de la mañana del 14 de octubre del 2015 cuando Alejandro Navarro Sepúlveda, doctor cirujano, llamó a Carabineros reportando un suicidio.

Nicole Casillas Manzano (29), su esposa, madre de su hija y quien tenía 18 semanas de embarazo, se encontraba en el piso sin signos vitales y rodeada de medicamentos antidepresivos. Hasta entonces todo indicaba que la mujer se había quitado la vida.

Luego de un mes y medio del suceso, Navarro viajó rumbo a Colombia junto a su hija y la paramédico con la que mantenía una relación extramarital, según la información dada a conocer por la Fiscalía, para posteriormente dirigirse a Australia, donde se establecieron y contrajeron matrimonio. Sin embargo, luego de dos años, la historia dio un vuelco inesperado.

El martes, Alejandro Navarro arribó desde Australia junto a su esposa y fue detenido por la Brigada de Homicidios de la PDI en el aeropuerto Arturo Merino Benítez, luego de que el 29 de diciembre, la Fiscalía Centro Norte emitiera una orden de arresto en su contra y decidiera volver al país. Esto debido a que los exámenes toxicológicos realizados a la víctima arrojaron que la causa de muerte no se debe a la ingesta de medicamentos, sino a una alta dosis de Amitriptilina, suministrada por vía intravenosa en su brazo derecho. Debido a esto se baraja la hipótesis de la intervención de un tercero, siendo el único sospechoso Alejandro Navarro. “Lo que principalmente nos llama la atención es que en el sitio del suceso se encuentran diversos tipos de pastillas, pero el contenido de las mismas no corresponde a la Amitriptilina, que es la sustancia que en grandes cantidades causó la muerte de la víctima”, dijo Claudio Aguirre, persecutor de la Fiscalía Centro Norte a cargo del caso.

Aguirre agregó que hubo “un femicidio doloso en concurso con un aborto. Una simulación del sitio del suceso donde el imputado preparó una especie de suicidio y quiso hacerlo creer así a las policías, llamando él mismo a Carabineros y a los familiares”.

Si bien las motivaciones del cirujano para cometer el supuesto delito no están definidas, el Ministerio Público se basa en “posibles problemas de trastornos por parte del imputado”, refiriéndose a una posible bipolaridad de Navarro, además de “una mala relación, un embarazo no deseado, problemas de índole económico y la participación de una relación extramarital”, dijo Aguirre.

Pedro Casillas, padre de la víctima, afirmó que “yo nunca puse en duda que ella no se había suicidado, siempre pensé que había sido un asesinato. Por eso conseguí todos los antecedentes”, además agregó que después de la muerte de su hija “comenzamos a investigar y ahí nos dimos cuenta de que había muchos antecedentes en contra de él”. Casillas manifestó que “son dos años llorando, dos años de luto y ahora al fin se dio la verdad”.

Si bien no se registran hechos de violencia física en el matrimonio, sí se mantienen antecedentes de maltrato psicológico por parte del sospechoso.

Este miércoles se realizó la formalización de Alejandro Navarro Sepúlveda, a cargo de la Fiscalía Centro Norte, en el Juzgado de Garantía de Colina, donde se decretó la medida cautelar de prisión preventiva por riesgo de fuga y presentarse como un peligro para la sociedad. El plazo de investigación se fijó en 180 días.

Sin embargo, la defensa y su familia insisten en la hipótesis de suicidio por ingesta de medicamentos. Claudio Pavlic, abogado defensor, señala que las pruebas entregadas se mantienen en “una lectura sólo en la línea de imputación, abandonando completamente cualquier principio de objetividad”, además insiste en que el acusado no cometió delito de fuga, ya que la “salida del país estuvo definida por el acoso y hostigamiento que él recibió por parte de la familia de su cónyuge fallecida”, amenazas por las cuales Alejandro habría presentado una querella en contra de su suegro antes de abandonar el país.