Testimonio de víctima de Karadima marca primera jornada de investigación contra Juan Barros

En un auto polarizado fueron trasladados quienes declararon ante Charles Scicluna. James Hamilton apuntó a obispos ligados al párroco de El Bosque.


Dos patrullas de Carabineros resguardaban este martes las dependencias de la Nunciatura Apostólica, en Providencia. En su interior, Charles Scicluna, el arzobispo de Malta designado por el Papa para recopilar antecedentes sobre las denuncias contra Juan Barros de presuntamente encubrir los abusos de Fernando Karadima, se preparaba para dar inicio formalmente a sus cuatro jornadas de reuniones, tras celebrar una misa a las 9.00.

Bajo la más estricta reserva, las personas que pidieron declarar ante Scicluna llegaban a las dependencias de la Nunciatura y de las Obras Misionales Pontificias, para entregar antecedentes. Lo hicieron en secreto, a bordo de un vehículo con patente diplomática, cuya parte trasera tenía vidrios polarizados y que separaba la zona del conductor con la de los pasajeros mediante una cortina negra. Dicho vehículo salió varias veces desde la embajada vaticana, con un conductor y una mujer de copiloto, volviendo a los pocos minutos. Durante la mañana dicho auto salió, a lo menos, unas cuatro veces desde la Nunciatura.

Pasadas las 13.00, Scicluna hizo un alto en su jornada para entregar unas pequeñas palabras a los medios de comunicación presentes en el lugar. Lo acompañaron el nuncio Ivo Scapolo y su asistente, el sacerdote español Jordi Bertomeu, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe. “He venido a Chile enviado por el Papa Francisco para recoger informaciones útiles concernientes a monseñor Juan Barros Madrid, obispo de Osorno. Quiero manifestar mi agradecimiento a las personas que se han declarado disponibles para encontrarse conmigo durante los próximos días”, fue parte del comunicado que leyó el experto maltés ante los medios antes de retirarse sin responder preguntas.

Tras ese acto, Jaime Coiro, vocero de la Conferencia Episcopal, hizo uso de la palabra: “Este es un proceso de escucha, no un tribunal. No es un auditorio, es una sesión, un encuentro”, declaró respecto del trabajo de Scicluna.

Agregó que quienes no pudieron pactar una reunión con el arzobispo de Malta podían hacer llegar los antecedentes que quisieran aportar sobre el caso de Juan Barros mediante correos a la Nunciatura Apostólica, los cuales serán entregados al obispo experto.

Consultado sobre si Scicluna podría recibir información sobre otros casos de presuntos abusos, como lo ocurrido con los Hermanos Maristas, Coiro indicó que “monseñor Scicluna no está aquí para establecer la verdad y hacer justicia en todos los casos de abuso sexual de la Iglesia en Chile. Por lo tanto, el caso que se le ha encomendado es la situación de Juan Barros, los casos a los que se ha referido (maristas) u otros están siendo investigados en las instancias canónicas y en la justicia del Estado que corresponde”.

Hamilton

A las 16 horas llegaron hasta la Nunciatura James Hamilton y José Andrés Murillo, víctimas de Fernando Karadima. Hamilton concurrió para prestar testimonio frente a Scicluna. Lo hizo con el libro El fin de la inocencia, de Juan Carlos Cruz.

La reunión duró cerca de hora y media, tras la cual Hamilton se mostró conforme. “Fue una entrevista muy cordial; ya por casi sexta vez que me toca declarar y entregar documentos, testimonios y pruebas, no sólo del caso Karadima, claro que es de importancia, pero es mucho más importantes, espero yo, que quede en evidencia el encubrimiento de la Iglesia de Santiago por parte de (Francisco Javier) Errázuriz, (Ricardo) Ezzati y varios otros obispos”, indicó.

El médico agregó que “estoy claro que los informes que salgan de aquí de Chile serán informes veraces y sinceros. No me queda duda que monseñor Scicluna y el sacerdote que lo acompaña serán veraces y van a transmitir lo que realmente está pasando en Chile”.

Al igual que en el caso de Juan Carlos Cruz, Hamilton sostuvo que pudieron hablar con el experto maltés “sobre los otros obispos del círculo de Karadima, como Tomislav Koljatic, como (Horacio) Valenzuela, que también fueron testigos en muchas cosas, que tampoco han sido mencionados”.

Laicos de Osorno

Para este miércoles se espera que las reuniones privadas continúen. A las 10.00 declarará José Andrés Murillo y en la tarde, a las 16.00, lo harán la agrupación de Laicos y Laicas de Osorno.

Según contó Mario Vargas, vocero del grupo, esperan poder entregarle al experto maltés “un dossier de muchas evidencias, en relación a la grave crisis de división de situaciones específicas. Como por ejemplo, cartas de estudiantes que envían a monseñor Barros para que no los confirme; organizaciones pastorales que le escriben para que no ingrese a sus parroquias, le prohíben la entrada; sacerdotes que se fueron de la diócesis de Osorno por desavenencias con él, en fin, mucha evidencia”.

Según explicaron, serán cerca de 150 los documentos, testimonios y relatos que entregarán a Scicluna.

“Tenemos toda la confianza de que monseñor Scicluna va a recoger todos los antecedentes y los va a depositar el 26 de febrero en manos de la comisión, en presencia del Papa Francisco, y eso será contundente para que Barros deje el ejercicio episcopal en Osorno”, concluyó Vargas.

Seguir leyendo