Turismo: ocupación hotelera registra baja en enero tras prometedor 2017

Según Hoteleros de Chile, la baja de hasta 5% responde a la escasez de argentinos, la fuga de chilenos por el bajo precio del dólar y el factor climático en el litoral central.


Tras un exitoso cierre en la llegada total de visitantes extranjeros en 2017, enero de este año ha sido un mes “flojo” en términos de alojamiento, marcado por un quiebre en la tendencia al alza, según informó la asociación gremial Hoteleros de Chile.

Si bien los viajes en avión mostraron cifras positivas en relación a vuelos nacionales e internacionales durante enero, el rubro hotelero establecido, agrupado en Hoteleros de Chile, se vio afectado con una baja en la ocupación del 5%, menor que en enero de 2017, dependiendo del destino.

Para Paulina Sierra, gerenta de ese gremio, existen varios factores que influyeron en la baja, como el descenso del boom de argentinos a partir del segundo semestre, los más de 20 días nublados en el litoral central y la baja sostenida de dólar. “Una buena parte de los chilenos decidió, por lo tanto, pasar sus vacaciones fuera del país, lo que provoca una disminución de las ocupaciones de los establecimientos en Chile. A eso hay que sumarle las elecciones y la economía débil en 2017, que hizo que algunos tomaran resguardos y decidieran simplemente no viajar”, explica Sierra.

La baja de argentinos durante enero fue especialmente notoria en la Región de Valparaíso, zona que tradicionalmente concentra el mayor numero de transandinos en el verano y que este año se redujo en un 15%, según informó la Cámara Regional de Comercio. “No se cumplieron las expectativas respecto del 2017, porque según las cifras de hoteles, en octubre eran bastante altas las reservas, lo que hacía pensar que iba a ser un verano muy bueno y no lo fue. Se habían pronosticado altas temperaturas y sol, y tampoco ocurrió así”, señaló Santiago Pérez, presidente de la Cámara de Turismo y Comercio de Reñaca. Para el dirigente, es similar a enero de 2012, que también presentó la mayoría de sus días nublados, espantando a los argentinos.

En La Serena-Coquimbo el descenso en la llegada de argentinos habría llegado a un 3% como máximo, lo que la cámara de turismo local atribuye a los nuevos vuelos directos entre San Juan y Santiago. “Con eso, parte de nuestro principal mercado, que es el turista de San Juan, se nos fue a la capital, donde podían, además, encontrar mejores ofertas a nivel internacional, por eso no se pudo mantener el ritmo de crecimiento, independiente de que 2017 fue totalmente excepcional”, dijo Laura Cerda, presidenta de la Cámara de Turismo Región de Coquimbo.

En la misma línea, la subsecretaria de Turismo, Javiera Montes, plantea que si bien la baja de turistas argentinos en diciembre-enero llegó a 16,3% en comparación al año pasado, la base de comparación es muy alta, y sigue siendo mayor a cualquier enero anterior a 2017. “Si bien la llegada de turistas argentinos en enero llegó a 502 mil visitantes, es menor a la registrada en enero de 2017, una cifra histórica de 647.955. Aun así, sigue siendo una cifra superior a cualquier mes de enero anterior al 2017”, advierte Montes.

Marzo en alza

Al mismo tiempo, la esperanza del sector hotelero es recuperar terreno en temporada baja a partir de marzo, período que cada año gana más adeptos. De hecho, ya cuentan con un alto porcentaje de reservas, lo que, según la industria turística, podría compensar la baja ocurrida en enero en el rubro hotelero, con más chilenos viajando durante el año. “Hasta el momento, el 80% de lo comprado para viajar de marzo en adelante es para el mercado internacional, y el 20% restante es para el mercado doméstico. Sin embargo, el mercado nacional va aumentando a medida que se acerca la fecha. Se compra con una anticipación menor”, explica Dirk Zandee, gerente de Despegar.

Sergio Correa, gerente de Viajes El Corte Inglés, explica que la temporada baja ha tomado mucha fuerza, especialmente en los últimos dos años, y se espera que crezca en un 15% este 2018. “Cada vez es más recurrente tener viajeros durante todo el año, y no tan concentrado en los meses de enero y febrero, que aún conocemos como temporada alta. Los precios son más atractivos y la oferta mucho más competitiva. El turista tiene muchísimo para elegir”, dice Correa.

Desde Atrápalo recomiendan a estos turistas de temporada baja, que se caracterizan por viajar solos, con amigos o en pareja, hacerlo entre semanas y ser flexibles en las fechas, siendo los destinos preferidos Brasil, Estados Unidos, Colombia y Argentina.

Dentro de los turistas que prefieren marzo para vacacionar, también están “los que viajan en invierno para escapar del frío y también están los más jóvenes, que para ahorrar prefieren tomarse unas merecidas vacaciones en la temporada baja”, agrega Paula Hernández, gerenta de marketing de Cocha, agencia que proyecta aumentar sus ventas en un 20% en marzo.
Desde la agencia Viajes Falabella proyectan crecer en el mismo rango, siendo marzo el mes más elegido para aprovechar la baja de precios. Desde esta agencia señalan que los programas de temporada baja (vuelos, hoteles y paquetes) pueden llegar a ser 40% más baratos que el en temporada alta. En verano, por ejemplo, un paquete a Cancún de US$ 2.000 puede comprarse por US$ 1.300 en temporada baja.

David Arcos, director comercial de Latam, espera que los vuelos crezcan en un 10% a partir de marzo. “Cada vez son más los pasajeros que deciden viajar en temporada baja, porque los precios pueden disminuir hasta en un 50% para algunos destinos y se lanzan promociones muy interesantes”.

Jaime Fernández, gerente de ventas de Sky, agrega que en 2016 solo en el caso de vuelos domésticos la tasa de crecimiento fue de un 13%, entre marzo y agosto, y logramos el 16% de aumento en el número de pasajeros transportados durante esta época del año”.

Seguir leyendo