Tercera PM

Presenta:

Actas del consejo directivo de Corfo revelan hechos inéditos del acuerdo con SQM

La reservada oferta de Tianqi a Potash, el rol del abogado José María Eyzaguirre y las dudas de Cancillería sobre las negociaciones son parte de las conversaciones de la sesión del 29 de diciembre del 2017.



El último día hábil del año. A las 9:10 horas de la mañana del viernes 29 de diciembre, se reunió en la CORFO el Consejo Directivo de la entidad estatal, presidido por el ministro de Economía, Jorge Rodríguez, al que también asistieron representantes de los ministerios de Hacienda, Relaciones Exteriores, Agricultura y Desarrollo Social, además del dueño de casa, el vicepresidente Ejecutivo de CORFO, Eduardo Bitrán.

La cita fue clave pues según el acta de la sesión a las que tuvo acceso La Tercera PM, en ella Bitran informó de los avances de la negociación para llegar a un acuerdo con SQM, en el marco del arbitraje que los enfrentó por más de tres años y que se originó por diferencias en el contrato de arrendamiento del Salar de Atacama.

Pocos días antes, el 18 de diciembre, SQM había sorprendido al mercado al informar, vía hecho esencial, el inicio de un nuevo proceso de conciliación con CORFO, con el objetivo de poner término al arbitraje entre las partes, y en el que además se daba cuenta de que los accionistas de la firma, las sociedades Pampa y Potasios controladas por Julio Ponce Lerou, habían llegado a un principio de acuerdo con la CORFO. Sólo dos meses antes, en octubre había fracasado el último intento de conciliación entre las partes. Pero esta vez era distinto, todo estaba preparado para llegar a acuerdo. Y así fue: el 17 de enero se informó el fin del polémico arbitraje, que por un lado le aumentó la cuota de extracción de litio a SQM, pero por otro, obligó a Ponce a dejar el control de la empresa (poniendo fin al acuerdo de actuación conjunta que tenían Pampa Calichera y Kowa), y el fin de la participación de la familia Ponce en el directorio de la minera, lo que obligará a Eugenio Ponce a dejar la presidencia, cargo en el que será reemplazado por el ex presidente de la CPC, Alberto Salas.

Pero el proceso para llegar a este acuerdo no fue fácil, y en esta acta Bitran revela pasajes inéditos que permitieron que el acuerdo se concretara.

El fracaso de la conciliación de octubre

En la sesión, Bitran comenzó exponiendo cuáles eran las expectativas frente al arbitraje y una eventual judicialización del resultado, reconociendo que  la única modalidad para resolver las controversias con SQM, dentro del marco legal establecido en los contratos, es el arbitraje. “Recursos ulteriores que CORFO pudiera interponer, en caso de obtener un resultado desfavorable, son de casi nulas posibilidades de éxito”, sostuvo.

Más aún, reconoce que el resultado del peritaje solicitado en el marco del juicio “no es favorable a CORFO, toda vez que los montos con que indemnizarían a la Corporación son extremadamente bajos, incluso inferiores a la cifra propuesta por el árbitro en el llamado a conciliación”.

Y añade: “En caso que existiere una sanción en contra de SQM, probablemente sea de una magnitud cercana a lo propuesto por el perito, es decir, una compensación a CORFO de US$10 millones, sin posibilidad de apelar ante los tribunales ordinarios de justicia”.

En cuanto a las razones que explican el por qué  el proceso de conciliación anterior no llegó a puerto, Bitran explica que “la conciliación de octubre de 2017 fracasó, debido a que condición adicional exigida por CORFO – en cuanto a que Julio Ponce Lerou perdiera el control de la empresa – no tuvo una respuesta favorable”.

A reglón seguido, Bitran menciona como un factor adverso que impidió el acuerdo, la decisión de los reguladores del Gobierno Chino y de India de forzar a la empresa PCS (Potash), a vender el 32% que posee de SQM, como condición para poder fusionarse con Agrium. En esa parte del acta, Bitran revela que PCS está en “negociaciones avanzadas” con Tianqi, empresa privada china pero vinculada al Estado, que a su vez es socia de Abermarle (la otra compañía que mantiene contratos con Corfo para explotar el Salar de Atacama), conformando estas dos últimas a la empresa Talison.

En definitiva, según Bitran, la razón por la cual en dicho minuto Ponce –a través de pampa Calichera- se negó a perder el control, fue justamente por el riesgo que generaba la posible venta de las acciones que PCS tenía en SQM a Tianqi. “Lo que hizo fracasar la conciliación y la decisión del Grupo Pampa de perder el control, fue el riesgo de que se constituyera un grupo entre Talison, Tianqi, Albemarle y SQM, que ostentaría el monopolio mundial del 80% de mercado del litio, quedando expuesta a una toma de control hostil de una alianza de Albemarle – Tianqi, que ya cuenta con un track record de precios de transferencia que expropia a los minoritarios y al Estado chileno”, dice el acta de la sesión.

La amenaza de Potash y el rol de Eyzaguirre

En este escenario, Bitran contó que a través del Ley de Lobby, el abogado José María Eyzaguirre le solicitó una reunión a la que asistió acompañado por el Presidente de Potash, cuando CORFO “sabía que Tianqi había efectuado una oferta por la venta de las acciones de Potash, con un premio del orden del 20% o 30% respecto de un ya inflado precio de mercado”.

La reunión “se sostuvo en absoluta reserva, y tuvo por objeto expresar una amenaza de la empresa Potash y del Gobierno Canadiense, de llevar a CORFO a los tribunales internacionales, dentro del marco de libre comercio, en caso que esta Corporación se atreviera a exigir alguna condición a la venta de las acciones de Potash, en circunstancias que, como ya señaló, el Gobierno Chino y el Gobierno Indio ya habían obligado a Potash a vender SQM, toda vez que adquirían un 30% solamente del mercado mundial del potasio, es decir, un producto mucho menos estratégico que el litio”.

En la misma cita, Corfo le planteó a Eyzaguirre y al presidente de PCS “su extrema preocupación por el monopolio mundial que la fusión generaría, indicando, además, que ha estado en contacto con el Subsecretario de Industria de Alemania – principal comprador de litio de la Unión Europea – toda vez que dicha empresa sí vende en Europa, por lo que debió haber solicitado a los tribunales autorización previa para la operación por existir materias de libre competencia de por medio”.

Según Bitran, el subsecretario alemán sostuvo que se encuentra “extremadamente preocupado ya que BMW, Mercedes y Volkswagen serán los principales compradores europeos de baterías, y por lo tanto, el litio para ellos será un recurso estratégico, por lo que una toma de posición monopólica de Albemarle con Tianqi sería absolutamente compleja para dichas empresas”. Es más, el vicepresidente de CORFO revela que contactó a la Fiscal Nacional Económico: “no obstante que el litio no se vende en el país, sin embargo, señala que ahora habrá un mercado indirecto atendida la compra de buses eléctricos que utilizan litio”.

Tiempo después, dos semanas antes de la segunda vuelta presidencial del 17 de diciembre, el abogado José María Eyzaguirre llamó a Bitran, relata el acta, notificando que la posición del grupo Pampa había cambiado, y que ahora sí estaban dispuestos a perder el control, “luego de una negociación entre PCS y Pampa”.

Bitran le informó que era interesante, “toda vez que había sido el factor que hizo fracasar la segunda conciliación, pero que este tema debía analizarse formalmente, por lo que les sugirió pedir una reunión por lobby, la cual solicitaron el día 18 de diciembre”.

En ese encuentro, al día siguiente de las elecciones, se estructuraron las bases de la conciliación, debiendo en opinión de Bitran actuarse con la mayor celeridad posible para evitar el uso de información privilegiada y filtraciones al mercado. A dicha cita, que se prolongó entre las 10:00 horas y las 14:00 horas, concurrió el Grupo Pampa, representado por sus abogados y por su presidente, Rafael Guilisasti. Ahí “se estructuraron tres elementos fundamentales, que fueron los que generaron el quiebre de la negociación anterior”.

Añade el acta que en ese momento se hicieron las consultas pertinentes con el presidente del Consejo de CORFO y la Presidenta de la República, considerándose que las condiciones del acuerdo cumplen los requerimientos que había establecido el propio Estado.

Gracias al acuerdo, dice Bitran, “en primer lugar, se rompe formalmente el pacto Pampa-Potash, bajo la fiscalización de la propia CORFO y de la Superintendencia de Valores y Seguros. En segundo lugar, se elimina el voto dirimente en temas fundamentales, tales como cualquier transacción relacionada con el Grupo Pampa y donaciones (para evitar repetir el uso de facturas ilegales para el financiamiento de la política); además de que el inicio de demandas contra el Estado deberá contar con una amplia mayoría del directorio, y que Julio Ponce Lerou o cualquier pariente hasta el segundo grado de consanguinidad, inclusive, no podrá tomar posiciones de directorio ni ejecutivas, en SQM mientras esté vigente el contrato hasta 2030”.

La preocupación de Cancillería

Al terminar su exposición, hubo espacio para preguntas. Edgardo Riveros, Subsecretario de Relaciones Exteriores consultó si la llegada de Alberto Salas – ex presidente de la CPC – a la presidencia de Soquimich, en calidad de director independiente, según ha escuchado, lo sería sin tener voto dirimente dentro de un directorio.

Pablo Lagos Puccio, Fiscal de Corfo, reiteró que no tendrá voto dirimente, en aquellos casos que se refieran al contrato de SQM, y a donaciones de cualquier naturaleza.

Riveros insistió: ¿cómo se resolverá un eventual empate?

Lagos respondió que se deberá repetir la votación hasta producir el acuerdo, tantas veces sea necesario.

Frente a la respuesta, Riveros dijo estar de acuerdo con que el presidente de SQM en estas materias no tenga voto dirimente, sin embargo, aclaró que le parecería complejo el no tener alguna fórmula alternativa ante un eventual empate en los acuerdos, que en definitiva pueda paralizar la acción de la empresa, situación que indica debe ser prevista por CORFO con la debida antelación, ya que recordó “estamos trabajando bajo un escenario de eventual conciliación con la empresa”.

Sin embargo, Bitran precisó “que sí pueden hacer donaciones, pero no habrá voto dirimente, por lo que entonces, de haber un empate, no habrá donación”.

“Si SQM decidiere entablar una acción judicial en contra del Estado o efectuar una transacción relacionada con el Grupo Pampa, y no hubiere acuerdo, dichas iniciativas no prosperarán”, sostuvo Bitran, según el acta de la sesión.

Y agrega: “Estas materias no paralizarán a la compañía, sino que la protegen más bien, además de recordar que el foco de CORFO en las negociaciones ha sido puesto en los temas sensibles de discusión histórica respecto a la conducta del grupo controlador, y que la Comisión de Valores (actual Superintendencia) estará supervisando aquello”.

Seguir leyendo