Abogada y socia de Fuensalida & Del Valle: “Estoy por revisar la norma antielusión, darle certeza, no derogarla”

Autor: Pablo Guarda

Carolina Fuensalida, ex coordinadora tributaria del gobierno anterior y candidata a asumir el SII, también criticó la interpretación del Servicio de esta ley.


Una de las principales asesoras de Chile Vamos a lo largo de la discusión de la reforma tributaria en 2014, hoy candidata a asumir como la primera mujer directora del Servicio de Impuestos Internos (SII), Carolina Fuensalida, fue quizás la más crítica de los expertos por la primera versión de la norma antielusión que venía en el proyecto del gobierno, la que, explicó, se corrigió en el protocolo de acuerdo que selló la aprobación final de la reforma.

Con todo, quien también ejerció como coordinadora tributaria del Ministerio de Hacienda del primer gobierno de Sebastián Piñera , aseguró que aún hace falta una “fase dos” de corrección. “Se requiere modificaciones para traer más certezas, tanto para el contribuyente como para la acción del SII”, sostuvo.

Expertos han coincidido en que la norma antielusión abre demasiadas incertezas, y en su momento criticó duramente el resultado legislativo. ¿Apuesta por cambios a la ley?

Primero decir que, más que como se redactó, me parece que el problema más complejo es cómo se interpretó por parte de SII. No fue conforme al espíritu que se buscó en la redacción de la ley.

Dicho eso, yo estoy por revisar la norma antielusión, no para derogarla, sino para precisarla. Darle certeza y compatibilidad con nuestros principios generales de derecho. Todo lo anterior con pleno resguardo de la obligación que tienen los contribuyentes de cumplir la ley en la forma y en el fondo.

Analistas también aseguran que la norma no se puede aplicar en realidad, y que esa es la razón por la que el SII no ha llevado ningún caso a tribunales por elusión.

En primer lugar, diría que la norma fue súper efectiva para lograr cierto cuidado en los contribuyentes. Quizás no funcionó en su objetivo literal, pero logró que se moderara la conducta, porque sienten que ahora tienen una “espada” encima. Que no haya casos bullados en tribunales, no significa que no esté funcionando; de hecho, yo que llevó años asesorando contribuyentes noto que efectivamente hay otro ánimo, porque nadie quiere quedar expuesto a ser acusado en Tribunal Tributario y Aduanero por elusión. Comunicacionalmente se percibe muy similar a la evasión, hay muchísimo más cuidado. Yo también me preocupo de entregar “sustancia”, de manera que todas las transacciones tengan un sustento económico-tributario.

¿No es paradójico que funcione sin que se pueda aplicar?

En el protocolo de acuerdo que llevó a la aprobación de la reforma tributaria, donde se buscó aminorar los efectos de la misma, uno de los puntos principales fue resguardar las garantías del contribuyente. Y una de las aristas principales en este sentido era la norma general antielusión, porque era extremadamente abierta, daba herramientas infinitas al SII.

¿En qué sentido se moderó la norma?

Uno de los resguardos fue que la carga de la prueba le correspondiera al Servicio. Otra, es que se parte de la base que los contribuyentes actúan de buena fe en la órbita tributaria. Tercero, reconocer la llamada “economía de opción”, en el sentido que se puede tomar decisiones que impliquen una menor carga tributaria, o incluso no pagar impuesto, en la medida que se haga conforme a derecho (en el fondo y en la forma). Por supuesto, se incluye que todas las decisiones del SII en esta materia tienen que pasar por los tribunales.

¿Y por eso el Servicio no ha presentado un solo caso de elusión con esta ley?

Esos cuatro elementos hicieron muy difícil aplicar la norma para el SII. Yo estoy súper convencida que la carga de la prueba para el Servicio es algo bien difícil, y eso explica en parte el catálogo de situaciones elusivas que publicaron, que funciona como un freno preventivo para evitar las planificaciones.

¿Ha notado una diferencia en el ámbito profesional tributario, en el sentido que el área de cumplimiento se fortaleció y bajó la actividad de la planificación?

Creo que se abrió un campo muy fuerte para estudios de abogados y auditoras, respecto a cómo cumplir la norma para que no se escape ningún detalle. La idea es que las decisiones tributarias sean sustantivas para que no se cuestionen por parte de la autoridad.

Seguir leyendo