Inversión chilena directa a paraísos fiscales alcanzó más de US$ 9.200 millones en 2016

Cifras revelan movimientos de inversiones en el exterior teniendo como protagonistas los “paraísos fiscales”. Se trata de una práctica legal, aunque el envío de recursos hacia estas jurisdicciones es objeto de mayor fiscalización.


El control y la fiscalización de las rentas en el exterior, de manera de reducir la evasión y elusión tributaria internacional, han sido el objetivo de amplias reformas los últimos años -lideradas por la Ocde en su plan BEPS (erosión de la base imponible).

En ese contexto, cifras del Banco Central revelan movimientos de inversiones directas en el exterior teniendo como protagonistas a algunos territorios o jurisdicciones denominadas “paraísos fiscales”. Estos corresponden a aquellas zonas que tienen un régimen impositivo preferencial o de baja o nula tributación. Se trata de una práctica legal, pero el envío de inversiones hacia estas jurisdicciones es objeto de mayor fiscalización producto de su potencial foco para la evasión de tributos.

Así, los datos muestran que la inversión directa en Panamá, que según lo define el BC, refiere a una relación a largo plazo entre el inversionista residente de una economía y una empresa no residente, “así como un grado significativo de participación e influencia del inversionista en la dirección de la empresa”, tuvo un alza de casi 1.300% entre 2015-2016, pasando de US$ 578 millones a US$ 8.055 millones. Con esto, los flujos de capitales ligados a inversiones en el exterior superan por lejos los flujos registrados al menos desde 2009, donde el único movimiento que se acerca son los US$ 5.756 millones destinados a Estados Unidos en 2015.

En Bahamas y las Islas Vírgenes Británicas las inversiones directas desde Chile sumaron US$ 553 millones y US$ 419 millones, respectivamente. En las islas Caimán, en tanto alcanzaron US$ 231 millones. En total, dichos flujos hacia paraísos fiscales alcanzaron US$ 9.258 millones en 2016.

Adicionalmente, las cifras también revelan un flujo negativo de inversión directa, o desinversión, de US$ 7.246 millones desde Chile hacia la isla caribeña de Bermuda. Esto implica una reversión casi total de los US$ 8.157 millones que ingresaron al paraíso fiscal en 2015.

En relación al stock de inversión directa, los recursos en estos territorios alcanzan más de US$ 33 mil millones.

Reformas internacionales

Respecto al orden de magnitudes de flujos que surgen a partir de 2015, Benjamín Bernstein, socio de Tax Advisors, apuntó al proceso de declaración de capitales en el exterior que impulsó la reforma tributaria del gobierno, que llevó a que se trasparentaran en torno a US$ 18.750 millones, con una recaudación a tasa preferencial del 8% que alcanzó poco más de US$ 1.500 millones.

“No es de extrañar que aumentaran los montos, porque la ‘amnistía fiscal’ se aplicó en 2015-2016. Y como la mayoría de los capitales extranjeros en paraísos fiscales no son tributados, se acogieron al beneficio de 8%”, afirmó Bernstein, agregando, además, que “los últimos cuatro años ha salido mucha plata desde Chile, y una de las vías es usar paraísos fiscales, lo que es legítimo. No es ilegal tener una sociedad en Panamá o las Islas Vírgenes Británicas”.

A su vez, Marcos Bravo, socio y director Tax de Beps Consultores, explicó que la desinversión en Bermuda se puede explicar porque este territorio perdió atractivo como centro de flujos financieros, ya que siendo una extensión del Reino Unido se vio obligado a aplicar tempranamente (marzo de 2014) el Acuerdo de Cooperación Mutua entre Administraciones Tributarias, convenio que en Panamá solo entró en vigencia el presente año.

Asimismo, en Bermudas entró en vigencia el acuerdo de intercambio automático de información de cuentas financieras a partir de septiembre de 2017, mientras que Panamá solo tiene el compromiso de compartir información de manera automática en 2018, sin haber firmado aún el acuerdo.

Con todo, Bravo agregó que Panamá no solo tiene atractivo por la nula tributación que establece para las inversiones del exterior, sino que “es atractivo porque tanto la construcción como el sector financiero crecen de manera importante”. Así, sostuvo que “no creo que el intercambio de información implique mucha salida de capitales del país”.

Por su parte, Bernstein planteó que otra razón del aumento de flujos en Panamá es porque “hay mucho residente chileno, las rentas generadas en Panamá tributan muy bajo, y las rentas externas tienen cero tributación”.

neg-flujos-de-inversion

Seguir leyendo