La Tercera

IPC de 0,5% en enero cierra puerta a baja de tasas

El registro del IPC de enero, que alcanzó 0,5% mensual, significó una sorpresa importante para el mercado local, ya que se ubicó 0,4 puntos por sobre lo estimado por los agentes del mercado, que apuntaban a 0,1% según la última encuesta de expectativas del Banco Central.

En particular, el dato del primer mes del año, que llevó a la inflación a anotar un crecimiento de 2,2% en 12 meses, sorprendió sobre todo por el aumento en el ítem Alimentos, que con el alza de 1,3% mensual, superó por lejos la tendencia histórica del mes, que promedia una caída de 0,2% entre 2014 y 2017.

¿Qué ocurrió? Fue la escasez de oferta de limones y tomates lo que impulsó principalmente al indicador, con incrementos de 101,4% y 18% mensual, respectivamente. Según explicó el INE, en el primer caso, hubo “una menor oferta a nivel nacional, debido a factores estacionales, ya que su producción se da, principalmente, en los meses de invierno”. Mientras que en el caso del tomate, subrayó que el mayor precio se debió a “la entrada tardía de la producción proveniente desde la zona de Limache y la Sexta Región”.

Además, los analistas esperaban un efecto más decisivo de la depreciación del tipo de cambio en los precios internos, apostando incluso a que el IPC se ubicaría por debajo del rango meta del BC (2% a 4%).

Trayectoria del IPC

En este sentido, BBVA Research recalcó que “estos productos (limón y tomate) representaron la principal sorpresa respecto a nuestra proyección, mostrando alzas incluso superiores a las reportadas por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)”. En el caso del bajo dólar, en cambio, anticiparon que con los niveles actuales del tipo de cambio, es esperable que “la canasta comience a mostrar mayores presiones desinflacionarias por el lado de los bienes importados”.

Asimismo, Alejandro Alarcón, economista de la U. de Chile, indicó que “esta es una sorpresa que no modifica la tendencia de una baja inflación en Chile”, con lo que no descartó que el IPC anual baje del 2% los próximos meses. “Si en febrero no hay sorpresas, el dato mensual de inflación debería bordear el 0%”, dijo.

Desde Santander, en tanto, remarcaron que “para febrero proyectamos un IPC de entre 0% y 0,1%”, y que “la sorpresa inflacionaria de enero se revierta y no descartamos sorpresas bajistas, en particular, en ítems donde el tipo de cambio es determinante, como los bienes importados”.

Con todo, Jorge Lorca, economista senior de Banchile Inversiones, planteó que si bien “definitivamente no adelantamos los incrementos de algunos alimentos (…) sí avizorábamos un incremento de la inflación subyacente, y que obedece en parte, al ajuste de precios relativos ante el mayor crecimiento esperado”. En este sentido, Lorca proyectó que la inflación ”fluctuará levemente por encima de 2% hasta junio, donde en nuestro escenario, se incrementará hasta 2,9%”.

TPM sin recortes

Respecto a la tasa de interés, hoy ubicada en 2,5%, el mercado aseguró que el dato inflacionario le da más soporte al ente rector en su decisión de política de mantener la tasa.
Benjamín Sierra, economista jefe de Scotiabank, sostuvo que “estas cifras no hacen sino recomendar la mantención en cuanto a la política monetaria que, reiteramos, debería iniciar en proceso de alzas hacia mediados de año, si la tendencia de recuperación de la actividad se concreta, especialmente en inversiones”.

A su vez, en BCI Estudios plantearon que “el BC optaría por mantención de TPM en 2,5% hasta el último trimestre del año, para entonces iniciar el proceso de normalización monetaria”.
Sorpresas inflacionarias

El fuerte desvío de las proyecciones, frente al dato oficial, recuerda otras diferencias recientes importantes, como se dio en octubre de 2017, cuando el mercado estuvo 0,4 puntos por debajo de lo esperado) o el de septiembre del mismo año, cuando el dato oficial se ubicó 0,5 puntos por arriba de las expectativas.

De hecho, si se considera el año terminado en enero, las proyecciones suman una desviación de 2,5 puntos en total, superando con creces la desviación del año anterior (1,1 puntos), y revierte una clara tendencia de proyecciones más certeras para el indicador de precios que venía desde 2014.

Desde BBVA Research, el economista Waldo Rivera, planteó que detrás de las últimas sorpresas inflacionarias para el mercado “podría haber un tema metodológico” de la medición, ya que “no podemos todos ser malos analistas”. En este sentido, afirmó que “nos estamos acostumbrando un poco a estas sorpresas”, tema no menor, porque a su juicio “afecta uno de los canales de transmisión de la política monetaria, como son las expectativas de mercado”.

LT09 inflación