Nicolás Grau, economista y ex coordinador programático de Beatriz Sánchez: “La economía tiene desafíos importantes y no creo que el nuevo gobierno los aborde”

Nicolás Grau, el Movimiento Autonomista.

El economista piensa que la administración de Piñera no avanzará en temas como el estancamiento de la productividad.


Nicolás Grau, economista, académico de la U. de Chile y militante del Movimiento Autonomista, fue el coordinador programático de la ex candidata presidencial del Frente Amplio (FA), Beatriz Sánchez. Desde esa perspectiva, desestima avances del nuevo gobierno en materia de productividad, de desarrollo industrial que conviva con el medioambiente y de reducir la desigualdad. Por ello, a su juicio, prevé que el modelo actual mostrará niveles de agotamiento.

¿Cuáles son sus expectativas del próximo gobierno considerando el nuevo gabinete económico?

(Felipe) Larraín es una persona bastante respetable en el mundo académico, pero el problema principal de este gabinete es que muy probablemente hagan lo mismo que hace cuatro años. Y la gente piensa que eso fue positivo por los resultados que tuvo la economía, pero eso poco tuvo que ver con lo que ellos hicieron. Creo que la economía sí tiene desafíos importantes y no creo que ellos los aborden.

¿Cómo cuáles?

Llevamos 15 años sin aumentar la productividad. Estancados. Entonces, lo que creo que va a pasar es que este modelo seguirá mostrando niveles de agotamiento. Porque no crece la productividad, porque la estrategia de desarrollo ha sido muy tensionante con el medioambiente y porque tiene niveles de desigualdad muy altos. No veo que la administración que viene tenga un plan al respecto.

¿Aunque se estime un mayor crecimiento?

Es que uno puede tener momentos de mayor o menor crecimiento, porque hay ciclos, pero lo importante es ir construyendo bases para que esos ciclos sean cada vez mejores. Y eso no lo hicieron antes y no veo que lo hagan ahora. Sin embargo, habrá un precio alto del cobre, un ciclo externo mejor, y se va a generar una idea de que se hace bien, pero es una ilusión, porque después en un ciclo malo volveremos a los mismos problemas.

¿Qué modelo ve el FA para construir esas bases?

Hay muchas experiencias, pero no hay un país exactamente igual a Chile. Hay que ir recogiendo las mejores y eso es lo que teníamos en nuestro programa, como en innovación desde Asia, o la interesante experiencia en derechos sociales en Uruguay.

En la campaña presidencial se preguntó mucho por Venezuela…

Efectivamente, la experiencia de Venezuela en la izquierda chilena harta gente miró en algún minuto e incluso algunos le tienen cierta simpatía. Es algo que genera harto debate en el Frente Amplio, un debate súper transparente pero diría que en el plano económico al menos las cosas eran bien distintas a las que nosotros planteamos.

¿Le preocupa el avance de la deuda en la economía local?

Es que aquí se discuten dimensiones que no debieran mezclarse. Primero, que en Chile hay una deuda muy baja. Lo que no es sostenible que un país se vaya en endeudando constantemente, pero el nivel de la deuda es bajo.

Pero nos bajaron la calificación de riesgo en gran parte por este motivo…

Si las agencias entienden bien una política anticíclica, se darían cuenta que lo importante son los equilibrios de largo plazo. Lo importante es que el tamaño promedio de los gastos a futuro sea igual que el tamaño promedio de los ingresos a futuro. Eso tenía el FA en su candidatura y no Piñera, que dijo que la mitad de aumento de gasto era reasignando gasto de otros programas pero nunca dijo de cuál. Es impresentable. Nosotros apostábamos por aumentar el tamaño del Estado, pero en forma responsable.

¿Encuentran que el tamaño del Estado hoy es pequeño?

Es bastante pequeño si uno lo compara con otros. Está en torno a 22% del PIB y el promedio de la OCDE es 34%. Nos vas a encontrar experiencias de países desarrollados con el tamaño del Estado que tiene Chile, Es muy razonable que sea mayor, sino es imposible cubrir las demandas en salud, educación, sociales.

En Argentina el aumento del tamaño del Estado provocó un ajuste muy fuerte. ¿No ven un riesgo en eso?

No, porque lo importante es que uno hace un compromiso que esté bien respaldado en términos fiscales, que tenga nuevos impuestos para ello. Lo que no es responsable es hacer compromisos sin decir de dónde se financia. El tamaño del Estado no tiene que ver con la solvencia de éste.

¿Qué lectura hace de la victoria de Sebastián Piñera? ¿Cree que se votó en contra de las reformas del actual gobierno?

En Chile actualmente está muy abierta la disputa política y hay distintas respuestas en este escenario. Por ejemplo, el proyecto del Frente Amplio (FA) enfatizaba la importancia de los derechos sociales y tener una economía distinta. Si uno ve las encuestas, la gente quiere esas cosas. Pero también quiere que la economía funcione bien, que existan empleos, y eso lo graficaba bien Piñera. Entonces, dependiendo de las habilidades políticas de los contendores, estas cosas pueden primar sobre otras. Si la gente valora más cambios en salud y educación que ciertas certidumbres, puede votar por el FA, y esa misma gente, sin la alternativa del FA, puede terminar votando por Piñera. No hay ningún proyecto que tenga una hegemonía propiamente tal, que su visión de la sociedad permee a todas las personas.

Seguir leyendo