RM ganaría mayor impulso desde 2018 de la mano del consumo

Santiago, capital de la Región Metropolitana. Foto: Andrés Pérez

Economistas estimaron que la RM creció en torno a 2,7% en 2017, superando el promedio nacional. Mejores expectativas laborales impulsarían las ventas de bienes no durables y de automóviles el presente año.


Aunque el INE no incluye a la Región Metropolitana en su publicación del Inacer, por lo que solo se conocerá el dato oficial de crecimiento cuando el Banco Central publique las Cuentas Nacionales el 19 de marzo, economistas estimaron que el territorio de mayor peso en el país habría anotado un PIB de 2,7% en 2017.

Esto, usando como referencia el PIB regional que publicó el Banco Central para 2016, el promedio de crecimiento nacional de 1,6% que arrojó el Imacec de 2017, y los datos recién publicados en el Inacer.

Como lo planteó Tomás Flores, economista y académico de la U. Mayor, la Región Metropolitana representa en torno al 44% del PIB nacional, por lo que en términos ponderados, el avance de 2,7% de la región “sería un crecimiento del doble de lo que hace Chile completo sin la RM”.

Y para este año el escenario es auspicioso, ligado a un crecimiento económico esperado superior al 3% para el país, lo que debería sustentar un mayor consumo interno. “Si la economía está creciendo 1,6% en 2017, y el comercio creció cerca del 4%, probablemente con una economía chilena creciendo cerca del 3,5%, se verán ventas en torno al 7%”, planteó Flores, afirmando que la construcción también podría ser de los sectores más importantes en 2018.

Asimismo, George Lever, gerente de Estudios de la Cámara del Comercio de Santiago (CCS), indicó que “esperamos que el sector vaya recuperando gradualmente el ritmo de años previos en la RM, si bien en 2017 tuvo un desempeño muy superior al promedio de la economía, favorecido por factores como el tipo de cambio, masa salarial, turismo de shopping y comercio electrónico, entre otros”.

Con esto, agregó que esperan una “sostenida mejoría en las expectativas de empresas y consumidores”, lo que a su juicio “anticipa un ciclo activo de inversiones, generación de empleo y consumo”.

En particular, Lever apuntó que se anticipa una “aceleración de las ventas de no durables, luego de un año muy débil, y una desaceleración de durables, que de cualquier modo seguirán creciendo a dos dígitos”, agregando que alimentación y vestuario liderarían las ventas.

Por su parte, Cristóbal Gamboni, economista de BBVA Research, afirmó que la venta de automóviles nuevos tendrá un avance en la Región Metropolitana, influido por las restricciones a los autos catalíticos, medida del Plan de Descontaminación que comenzará a regir cada año entre mayo y agosto, lo que que motivaría el recambio de los vehículos anteriores a 2012.

“No es que todas las ventas de autos nuevos en la RM se explicarán por esto, pero sí va a ser un factor importante, que se va a mantener por lo menos durante el primer trimestre y parte del segundo, con altas cifras de venta de autos nuevos”, planteó Gamboni.

Adicionalmente, el economista apuntó que, aunque sea un sector más pequeño, los servicios de transporte de pasajeros como Uber y Cabify también pueden influenciar en la venta de automóviles, ya que “estos servicios son más fuertes en la Región Metropolitana”. Explicó que “hemos visto que el empleo por cuenta propia en transportes ha sido significativo en las últimas mediciones, entonces, como servicio está comenzando a tener un impacto, en niveles pequeños, pero significativos”.

Finalmente, respecto del consumo en la región, Gamboni estimó que “deberíamos ver un dinamismo levemente mayor, pero con distinta composición al del año pasado”, ya que la presencia del turismo debería disminuir, dando paso a las compras locales. Esto, gracias a “mejores perspectivas laborales por precios convenientes a los precios del tipo de cambio que estamos teniendo”.

Con todo, el desafío no es menor, ya que como se observa en el reporte de la Cámara Nacional de Comercio, las ventas minoristas en la RM se desaceleraron en 2017, creciendo 2,5% frente al 2,7% de 2016. Además, los movimientos trimestrales dieron cuenta de un alza anual de apenas 1% al cierre del año pasado, su menor nivel desde el segundo trimestre de 2016.

(Para ver en detalle la infografía, haz click aquí o en la imagen)

Seguir leyendo