Solo 9% de los jóvenes chilenos estudia y trabaja a la vez

Según estudio de la Corporación Empresa y Sociedad, la cifra es de las más bajas de la Ocde y América Latina.


 

En la actualidad mucho se habla sobre los jóvenes que no estudian ni trabajan (llamados Nini), y con razón, pues Chile ocupa el cuarto lugar dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) con el 21,1% de la población de entre 18 y 24 años que no se desempeña ni académica ni laboralmente.

Sin embargo, poco se dice de quienes cumplen con ambas funciones a la vez. Según el estudio Education at a Glance 2017 del organismo, Chile ocupa el noveno lugar de los países con menor tasa de jóvenes estudiantes trabajadores, con sólo 9,3%, muy por debajo de países como Holanda o Dinamarca, donde esta cifra llega a 38,9% y 37,8%, respectivamente. El promedio Ocde es de 16,5%.

Dentro de América Latina, Chile sólo supera a México (9,1%).

Programas efectivos

Según un estudio de la Corporación Empresa y Sociedad (CES), la experiencia internacional indica que los programas de capacitación más efectivos son los que se desarrollan dentro del lugar de trabajo por sobre la sala de clases, porque se aprende más desde la práctica de la profesión que en el aula.

Por esto mismo, países con alta empleabilidad en estudiantes jóvenes, como Holanda (37,8%) y Australia (32,8%), tienen incentivos para contratar a este grupo, entre los que destacan el teletrabajo, la flexibilidad en los contratos y la existencia de un sueldo fijado por horas.

Situación local

En contraste, en Chile existe escasa flexibilidad laboral, lo que se traduce en un desincentivo de los empleadores para contratar personal.

Según la CES, “esto es especialmente perjudicial para los jóvenes, quienes carecen de experiencia previa” y deben enfrentar la incertidumbre de “si calzarán con el perfil que se requiere para desempeñar una determinada labor”.

A esto se suma el hecho que Chile es el único país de la Ocde que no considera un “período de prueba” dentro de los contratos.
“Ante la ausencia de este tipo de mecanismos, se suelen utilizar medidas que son menos beneficiosas para los trabajadores como, por ejemplo, trabajo contra boleta de honorarios o a plazo fijo y luego de un tiempo firmar contratos indefinidos”, sostuvo el análisis.

Seguir leyendo