La Tercera

A 30 años de NIC Chile, el país ya suma más de medio millón de sitios “.cl”

En 1987, el Departamento de Ciencias de la Computación de la U. de Chile envió el primer correo electrónico del país. Pronto necesitó inscribir el dominio www.uchile.cl para poder enviar correos al extranjero.

Fue así que se dieron cuenta de que en el país no había ninguna institución encargada del registro de dominios y decidieron presentar un proyecto ante la Iana (Internet Assigned Numbers Authority, entidad encargada de coordinar el tema) para convertirse en los responsables del “punto cl”.

Así, en septiembre de 1987 nació NIC Chile, que desde hace 30 años administra esos registros.

En 1997, y debido a la alta demanda, se convirtió en una entidad autónoma que dejó de prestar un servicio gratuito y comenzó a cobrar.

“No es sólo inscribir el nombre en una lista. Cuando un dominio se inscribe, adquirimos la responsabilidad de que cada vez que se use en cualquier lugar del mundo, automáticamente se va a traducir a la dirección IP correspondiente”, explica Patricio Poblete, director de NIC Chile.

Para ello, tiene más de 100 servidores en el mundo, que se encargan de que la conexión entre dominio y dirección IP nunca se caiga. También tienen contratos con cinco proveedores de internet, así en caso de que uno falle el sistema no se vea afectado.

Hasta agosto había registrados 544.424 dominios “.cl”. Y aunque el crecimiento ha sido explosivo desde el año 2000, el fenómeno ha comenzado a estancarse. “Se frenó un poco cuando reventó la burbuja de los punto com, pero siempre ha seguido creciendo”, dice Poblete.

Además, explica, el mercado está saturado y para las empresas nuevas es difícil encontrar disponible su dominio. Y aunque siempre estén surgiendo nuevas instituciones que necesitan registrar sus dominios, hay muchos que van cayendo en desuso, lo que impide que el número total aumente demasiado.

En 2011, la tasa de crecimiento en el país era sobre el 18%, pero en 2016 bajó al 6% y se espera que este año no supere el 5%. Sin embargo, “nos deja bastante bien, comparativamente hablando. En la Ocde estamos como terceros o cuartos en ritmo de crecimiento”, explica Poblete.

Y aun cuando la tasa de crecimiento ha disminuido, no implica que el mercado de los dominios esté a la baja, sino todo lo contrario.

Todos los tipos de dominio -”.cl”, “.com”, “.ar”, etc- son administrados por una entidad privada o pública que se llama “Registro”, como NIC Chile, el que, a su vez, opera a través de agentes registradores, que están en contacto con los clientes para vender estos dominios. Algunos de estos agentes se encargan sólo de vender dominios, pero otros negocian un pack: venden el dominio, pero también ofrecen hosting, desarrollo de la página web y asesorías.

NIC Chile ya trabaja con agentes registradores que comercializan el “.cl” en el extranjero. Actualmente, un 30% de los registros se hacen desde fuera del país, cifra que en NIC Chile quieren aumentar.

Aunque no es un trabajo sencillo. Hay países como Colombia, que tiene el dominio “.co”, o Isla Tuvalu, con el “.tv”, para los cuales es bastante sencillo venderlos fuera de su país, porque son siglas bastante atractivas para empresas y medios de comunicación, algo de lo que el “.cl” de Chile carece.

La institución también pretende comenzar a trabajar con agentes registradores dentro de lo que queda del año, que podría ayudar a las pymes. Aún son muchas que están fuera de internet y tener empresas nacionales que entreguen el servicio completo, podría facilitar la creación de sus sitios web.

Controversias

Una de las razones más relevantes para comenzar a cobrar en 1997 fue la ciberocupación, como se denomina a la acción de quienes registran un dominio de una entidad ya establecida o un famoso, con la intención de extorsionarla para entregarle el derecho de ese dominio.

Además, como el servicio solía ser gratuito, era bastante sencillo para las personas registrar nombres de dominio y posteriormente tratar de obtener dinero de las instituciones a quienes pertenecía originalmente el nombre.

Hoy, las controversias se resuelven con arbitrajes externos a NIC Chile que se realizan 100% por internet, abaratando costos y eliminando las barreras geográficas que significaba para la gente fuera de Santiago un juicio presencial.

En NIC Chile creen que los registros de dominio e internet seguirán siendo una industria que encabece el desarrollo de los países. “Esperamos que todos tengan página web, que el mercado vaya avanzando”, reflexiona Poblete.